Arabia Saudita rompe relaciones diplomáticas con Irán

El ministro saudí de Asuntos Exteriores, Adel al Yubai, anunció este domingo la ruptura de relaciones diplomáticas de Arabia Saudí con Irán.

Arabia Saudí rompe relaciones diplomáticas con Irán
El ministro saudí, Adel al Jubeir.

“Arabia Saudí ha decidido romper sus relaciones diplomáticas con Irán y exige que los miembros de la representación diplomática iraní se vayan antes de 48 horas“, ha anunciado en una rueda de prensa en Riad.

Además denunció la “interferencia negativa de Irán en los asuntos árabes”. Los ataques de los manifestantes a la embajada saudí en Teherán y el consulado en Mashad “constituyen una violación flagrante de todas las convenciones internacionales”, ha añadido, y ha responsabilizado a las autoridades iraníes de no hacer nada para prevenir ambos sucesos.

El líder Supremo de Irán, el ayatola Alí Jamenei, la máxima autoridad política y religiosa del país, había advertido a Arabia Saudí de “una venganza divina” tras la ejecución el sábado del clérigo chií, un hecho que calificó de “error político”. “Sin lugar a dudas, la sangre derramada injustamente por este mártir dará sus frutos y una venganza divina recaerá sobre los líderes saudís”, dijo en su discurso religioso de hoy.

El presidente iraní, Hasan Rohaní, condenó esta mañana los ataques realizados durante la noche a la embajada de Arabia Saudí en Teherán y a su consulado en la ciudad religiosa de Mashad como reacción a la ejecución. En un comunicado, el mandatario definió los asaltos como “una acción perpetrada por extremistas” que “dañaron la embajada y el consulado saudíes de forma injustificable”.

Con estas palabras Irán no rebajaba el tono de sus críticas a la monarquía wahabita, pero sí trataba de calmar las aguas después de las algaradas, que se iniciaron en las marchas contra Riad, encabezadas por seminaristas islámicos, y que fueron dispersadas por la policía.

El Ministerio de Exteriores iraní también había pedido rebajar la tensión en sus calles. “El Ministerio entiende los sentimientos inocentes en nuestra nación musulmana, pero llama a evitar toda protesta frente a sitios diplomáticos“, rogó el portavoz de la cancillería, Hossein Yaber Ansarí.

Exteriores también había desmentido esta mañana las noticias sobre una decisión de Riad y Teherán de expulsar a sus respectivos embajadores. Eso sí, el choque diplomático no cesaba y se trasladó al campo simbólico. Según la agencia estudiantil ISNA, las autoridades han decidido renombrar, con el nombre de Nimr al Nimr, la calle donde se halla el consulado de Arabia Saudí en Mashad.

Por su parte, el ayatola iraquí Ali al Sistani, figura con mucho peso político en Irak tras la invasión, calificó de “injusta agresión” la decapitación del clérigo Nimr al Nimr, en un comunicado enviado a la población de la región de Qatif, donde se concentra la minoría chií, al este de Arabia Saudí.

El líder del grupo chií libanés Hizbulá, el jeque Hasán Nasralá, dijo este domingo que Arabia Saudí mostró su “verdadera cara despótica, criminal, terrorista y takfirí (suní radical)” al ejecutar ayer al clérigo chií junto a otras 46 personas.

“La ejecución de Al Nimr es un crimen grave cometido por la familia de los Saud (reinante en Arabia Saudí), y tendrá repercusiones en el mundo y más allá“, afirmó Nasralá en un discurso retransmitido por la televisión Al Manar, que pertenece a Hizbulá

Asaltos y detenciones

Durante la madrugada de este domingo la algarabía diplomática desatada ayer sábado entre Irán y Arabia Saudí tras la ejecución del clérigo se extendió a las calles. Una turba, gritando consignas contra la mayor monarquía del Golfo, ha atacado la embajada saudí en la capital iraní, donde ha provocado destrozos y un pequeño incendio.

Unas cuarenta personas han sido detenidas después del ataque perpetrado contra la sede de la embajada de Arabia Saudí en Teherán, según ha informado el fiscal de la capital iraní a la agencia oficial de noticias ISNA, según informa France Presse.

“Hasta el momento, unas cuarenta personas que lograron introducirse en la embajada fueron identificadas y detenidas. La investigación está en marcha para identificar a los responsables de este incidente“, dijo el fiscal Abbas Jafari Dolatabadi.

Los manifestantes lanzaron cócteles molotov contra la embajada y lograron entrar en el complejo diplomático antes de ser evacuados por la policía, informa France Presse. “El incendio destruyó el interior de la sede”, dijo un testigo en el lugar de los hechos. “La policía logró dispersar a los manifestantes y algunos de ellos fueron detenidos”, añadió.

Las imágenes (que han circulado por Internet en las últimas horas y que aún no han podido ser verificadas) mostraban a una muchedumbre arremolinada en torno a la sede diplomática, en llamas. En otras, se apreciaba el interior del edificio, con mobiliario destrozado. A primera hora de la madrugada del domingo, hora local, la policía desalojó a los asaltantes del edificio y practicó las citadas detenciones.

De acuerdo con la web de noticias Entejab, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha llamado a la calma después de la violenta protesta teheraní, que ha tenido réplicas en otras localidades de Irán como la religiosa Qom y en el consulado saudí en Mashhad, la segunda ciudad más grande de Irán.

En Irak, de mayoría chií como Irán, y donde justo recientemente Arabia Saudí había abierto su embajada tras cerrarla hace 25 años, las protestas también se han prodigado.

Riad anunció este sábado la ejecución de 47 reos por “terrorismo”. Entre ellos estaba el jeque Nimr al Nimr, un popular líder religioso de la minoría chií residente en Arabia Saudí. Se le acusaba de alentar las protestas de la pequeña primavera árabe saudí contra el clan dirigente de los Saúd en 2011. Pese a que el clérigo rechazaba la violencia, un juez lo acusó de llamar a las armas.

Tras saberse del ajusticiamiento, hecho mediante decapitación de acuerdo con la medievalista ley religiosa que rige Arabia Saudí, Irán ha convocado al delegado diplomático saudí en su capital. Dirigentes y ayatolás iraníes han manifestado un torrente de ira contra su competidor regional y rival de la rama islámica suní. El mensaje ha sido: “Vais a pagarlo caro”.

Continúan las protestas

Centenares de manifestantes y las fuerzas de seguridad protagonizaron este domingo violentos enfrentamientos en varias zonas de Baréin, en el segundo día de protestas y tensiones por la ejecución por las autoridades de Arabia Saudí del clérigo opositor.

Desde ayer, decenas de personas resultaron heridas en estos choques por disparos de perdigones y gases lacrimógenos, según constató Efe.

En la isla de Sitra, al sur de Manama, cientos de manifestantes se enfrentaron a la Policía, que disolvió la protesta con vehículos armados disparando gases lacrimógenos y perdigones.

La misma escena se repitió en otras localidades, donde los manifestantes entonaron cánticos como “abajo el régimen” y “muerte a Al Saud (en alusión a la familia reinante en Arabia Saudí)”.

Hoy, la Policía bareiní informó, en un comunicado, de que fueron arrestados “alborotadores y vándalos” y “un escaso número de aquellos que hicieron un mal uso de las redes sociales para objetivos ilegales”.

Aunque las autoridades no especificaron el número de detenidos, varios activistas los cifran en, al menos, 25 desde anoche.

Las manifestaciones de protesta se han sucedido durante el día de hoy en el mundo árabe: en Beirut (Líbano), Bagdad (Irak), Ankara (Turquía), numerosas ciudades de Pakistán, y en Srinagar, en la región india de Cachemira.

“Consecuencias peligrosas”

Tras las protestas, Arabia Saudí ha convocado al embajador de Irán en Riad. El reino wahabita – término referido a la interpretación islámica suní medievalista que preconiza ese país – ha expresado su “completo rechazo a estos comunicados agresivos”, que ha considerado “una flagrante interferencia en los asuntos del reino”.

Los encaramientos entre la República Islámica de Irán y el Reino de Arabia Saudita son recurrentes, dado el interés de ambas potencias en asentar su hegemonía regional. En Siria y Yemen unos y otros respaldan a bandos beligerantes opuestos. En Bahrein, donde la minoría chií lleva años reprimida por sus monarcas, Riad apoya al gobierno ante las protestas de Irán.

La peor consecuencia de la disputa entre Teherán y Riad es la intensificación de la brecha sectaria entre suníes y chiíes, que amenaza con dificultar, todavía más, la convivencia en países como Irak y Yemen. Lo ha advertido la responsable de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, que ha advertido este sábado de “consecuencias peligrosas”, de inflamarse las tensiones sectarias.

EEUU, habitualmente reticente a criticar a Arabia Saudí por su condición de aliado regional, ha objetado el domingo por la madrugada. El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, ha instado a los saudíes, en un comunicado, a garantizar procesos judiciales justos y permitir la expresión libre de disensiones, además de trabajar con líderes comunitarios para rebajar tensiones.

Francia ha manifestado este domingo que ‘deplora profundamente’ las ejecuciones en nombre de su “oposición constante a la pena de muerte en todo lugar y circunstancia”. El ministerio de exteriores francés evitó el término ‘condena’ y lanzó un mensaje no directamente a las autoridades saudíes sino a “los responsables de la región para hacer lo posible para evitar la exacerbación de las tensiones sectarias y religiosas”, informa Efe.

Francia se enfrenta al mismo problema diplomático que Estados Unidos, ya queforma parte de la coalición formada y liderada por EEUU -en la que participa Arabia Saudí- para combatir contra el grupo yihadista Estado Islámico. El reino saudí es, también, uno de los principales mercados de exportación de armas francesas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, también ha condenado las ejecuciones, y ha llamado a la calma para evitar un resurgimiento de las tensiones sectarias en Oriente Medio.

“Al Nimr y otros prisioneros ejecutados fueron condenados después de juicios en los que hubo serias dudas sobre la naturaleza de los cargos y la imparcialidad del proceso”, añadió el secretario general.

Ver más | elmundo.es

Ver más en El reporte Especial | Mundo