Cáncer de piel creció 8% en 5 años

Cáncer de piel: aunque más gente se cuida del sol, la mayoría no cumple las recomendaciones.

Cáncer de piel reció 8% en 5 años.

Cáncer de piel. Entre los que se cuidan, domina el uso de protector solar, pero más de la mitad no lo reaplica y sólo 4 de cada 10 utilizan FPS mayor a 30. Apenas el 6% se cuida también con el horario de exposición y con gorro y sombra.

“Ya que estás, revisame también los lunares”

Un pedido poco habitual hasta hace algunos años, que se escucha cada vez con más frecuencia en los consultorios de dermatología. Los especialistas afirman que hay mayor conciencia sobre los daños que puede provocar el sol, que más gente se cuida, pero que todavía son muy pocos los que cumplen con todas las recomendaciones para garantizar una buena protección contra el cáncer​ de piel: evitar exponerse entre las 10 y las 16, usar gorro y mantenerse a la sombra y utilizar protector solar en la cantidad indicada y con su debida reaplicación.

Eso quedó reflejado en el balance de la 25a Campaña Nacional de Prevención de Cáncer de Piel, realizada en noviembre de 2018 -y cuyos resultados se difunden ahora-, en la que casi 9.000 personas (más del 70% mujeres) se hicieron chequeos gratuitos en 234 centros médicos de todo el país, un 20% más que en 2017. El porcentaje de participantes que se protege del sol se incrementó 8 puntos en los últimos 5 años. Sin embargo, un 17,7% admitió no hacerlo nunca y sólo el 23% a diario, un 41% a veces y el 18,3% en ocasiones especiales.

Desde la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) aclaran que los resultados contienen sesgos porque surgen de una campaña de prevención y no de una encuesta sobre una muestra representativa.

Andrés Politi, integrante del comité organizador, sostiene que las cifras ofrecen un “pantallazo” y que su validez radica en que se comparan poblaciones similares año a año. Esa población está conformada por personas que se acercan voluntariamente durante la semana de la campaña a los centros de atención para chequear su piel (la recolección de datos de la última edición acaba de finalizar). “El que no va a controlarse debe protegerse mucho menos. Si tomáramos a la población general, los números serían deprimentes”, analiza en diálogo con Clarín.

Pero que haya mayor conciencia y que las personas se protejan más no quiere decir que lo hagan del todo bien. Cuando a los participantes se les preguntó sobre el modo en que lo hacen, sólo el 6,2% dijo cumplir con las tres formas (protector solar, ropa y gorro/sombra, y respetando el horario de no exposición). El 29% con dos de ellas y el 65% sólo con una. En todos los casos, el uso de protector solar pica en punta.

“Somos conscientes de que le estamos pidiendo a la gente que haga cosas que son difíciles de cumplir”, reconoce el médico. Hecha la salvedad, lanza una crítica: “Cargamos mucho las tintas sobre los protectores solares, que es la medida más cara, cuando nosotros hablamos siempre de tres formas de protección. No hay que llevar todo hacia la crema. Si con el protector estamos mal, con el resto estamos peor”.

Los resultados arrojan que dos de cada tres utilizan protector solar. Desde la SAD aconsejan que sea FPS mayor a 30, condición con la que cumplen apenas 4 de cada 10. Sin embargo, el porcentaje de participantes que se inclina por ese factor se viene “incrementando progresivamente”, ya que pasó del 29% en 2014 al 38,4% en 2018.

Politi explica que a partir de FPS 15, la curva de protección se aplana. Precisa que un protector 15 protege del 93,3% de los rayos solares, un 30 del 96,7% y un 50 del 98. “Es decir, que de 15 para arriba es todo lo mismo -simplifica-. ¿Por qué recomendamos a partir de 30? Porque para que el 15 sea 15 hay que colocarse 2 miligramos por centímetro cuadrado, que es ponerse 35 ml. cada vez que te ponés. Nadie lo hace. Se supone que usamos entre 1/4 y 1/3 de lo que habría que utilizar. Entonces decimos ‘usen 30’ para que reales sean 15.”

Otro déficit arrojado por los resultados de la campaña: entre quienes usan protector solar, más de la mitad no lo reaplica (55%).

“La renovación cada dos o tres horas es fundamental, porque si transpiran o entran al agua y vuelven a salir el efecto del protector baja muchísimo. También influye la cantidad, siempre suele utilizarse menos de lo recomendado”, señala a Clarín la dermatóloga Ana Tettamanti, también integrante de la SAD.

Como calcular la aplicación en miligramos resulta imposible, los médicos traducen la indicación con el término «abundante».

¿Barreras? La principal, el precio. Los productos FPS+30 arrancan en 500 pesos y pueden superar los 1.000, según la marca. “Es un drama -dice Politi- porque lo que más usamos es lo que más cuesta y es a lo que es más difícil acceder.”

No hay ningún protector incluido en el listado de precios cuidados actualizado en septiembre. Tampoco integran el Plan Médico Obligatorio (PMO), que contempla las prestaciones que deben cubrir obras sociales y prepagas. Politi, no obstante, apunta que el hecho de que no formen parte de las coberturas obligatorias es algo que ocurre en la mayoría de los países. “Una de las excepciones es Australia, pero porque tiene una realidad muy particular, es el primer país en muertes por cáncer de piel. Allá un litro de protector cuesta 10 dólares”.

Sobre la evidencia que sustenta su eficacia en la prevención del cáncer de piel dice que no hay lugar a controversias. “De 10 años a esta parte, está estadísticamente probada la disminución de melanoma, carcinoma espinocelular, queratosis solares y fotoenvejecimiento por el uso de protectores solares en forma cotidiana, con FPS mayor a 15. El tema es que el 15 se utiliza en poca cantidad, por eso recomendamos 30”. Y añade: “La discusión de que esté incluido o no en el PMO excede las cuestiones médicas, ahí entran cuestiones presupuestarias vinculadas a que hay administrar un recurso escaso”, contempla.

Ana Tettamanti, que también es docente de la cátedra de dermatología de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de La Plata, llama la atención sobre otros puntos débiles de la protección. “Hay muchas personas que cuidan únicamente el rostro, para evitar el envejecimiento, pero hay zonas que descuidan. En los varones hay muchos tumores que se ven en las orejas, en el cuero cabelludo, sobre todo en aquellos que tienen alopecía. No usan gorro, no están acostumbrados a ponerse protector. Son áreas que quedan desprotegidas y es donde después más tumores vemos”, dice y agrega que el melanoma -el tipo de cáncer de piel más agresivo- es más frecuente en las piernas de las mujeres y en la espalda de los varones.

A casi 2.000 personas (el 22% de los participantes) que se realizaron chequeos durante la campaña de 2018 les encontraron lesiones102 compatibles con melanoma.

La médica recuerda también la importancia de usar protector en los labios (para prevenir el cáncer espinocelular en esa zona), del uso de anteojos de sol que cuenten con los filtros adecuados, de utilizar ropa clara (que hace que la luz rebote) y, en lo posible, prendas con protección con protección UV, sobre todo en los niños.

Laura Szafirstein, integrante de la SAD y de la Academia Americana de Dermatología destaca que es fundamental la protección, incluso en días nublados, ya que existe riesgo de quemadura puesto que el 90% de los rayos UV atraviesan las nubes. «En la arena, el agua y la nieve, la radiación solar se intensifica por el reflejo propio de esas superficies. La radiación solar es más intensa en zonas cercanas al Ecuador y el riesgo de quemadura se incrementa con la altura», concluye.

Ver más | Clarín

Ver más | Salud