Casa Rosada rechaza comparación

La irrupción de la expresidenta Cristina Kirchner con una comparación polémica con Venezuela generó la inmediata reacción del gobierno de Mauricio Macri y de los funcionarios de la gobernadora María Eugenia Vidal, que aprovecharon para señalar que las políticas del anterior gobierno habrían desembocado en las consecuencias que se viven en el régimen venezolano, que lidera Nicolás Maduro.

El primero en reaccionar fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que señaló que la continuidad de Cristina Kirchner o la sucesión a través de Daniel Scioli en 2015 hubiera significado llegar a Venezuela. «Si el gobierno de Cristina y las políticas del kirchnerismo seguían íbamos inexorablemente camino a lo que está sucediendo hoy en Venezuela», dijo Frigerio a LA NACION.

«Eso hubiera sucedido desde el punto de vista energético, crisis alimentaria, y desde la intolerancia a los que piensan distinto. Por eso no podemos permitirnos volver atrás, porque ese peligro sigue estando latente», aseguró el titular de la cartera política.

Frigerio remarcó que el voto por el kirchnerismo es «volver al pasado», un eje que busca instalar el temor al cambio de signo político y polarizar el voto antikirchnerista.

Algo parecido comentaron cerca del gobierno bonaerense, de María Eugenia Vidal. En este caso no se mostraron sorprendidos ante las declaraciones. «No nos sorprende, el problema que tiene todo el kirchnerismo es que quieren vender algo que no son», dijo un funcionario de estrecha confianza de la mandataria del mayor distrito del país.

«La realidad sola los delata y desmiente. Además: ¿ella qué leche tomará? Por eso decimos que estas elecciones son las más importantes desde la vuelta de la democracia: están en juego dos modelos de países», dijo un empinado funcionario de la gobernación provincial.

El rechazo no alcanzó sólo al oficialismo. «Fue una declaración absurda y ridícula si las hay», calificó el candidato a presidente José Luis Espert sobre los dichos de Cristina Kirchner.

En la Casa Rosada confiaron a LA NACION que las declaraciones de Cristina, así como las de Aníbal Fernández sobre María Eugenia Vidal, favorecen la estrategia del Gobierno, que es mostrar el lado más cuestionable del kirchnerismo. En ese sentido, recordaron que la expresidenta tuvo un desliz de campaña cuando hace dos semanas criticó cuando en realidad emplean a gran cantidad de trabajadores.

Ver más | lanacion.com.ar