China vs. EEUU: la pelea por las inversiones en América Latina

El país asiático gana influencia en la región a través de inversión y financiamientos récord; el auge chino se produce a medida que EEUU reduce sus apuestas en Latinoamérica.

China vs. EEUU: la pelea por las inversiones en América Latina
China vs. EEUU: la pelea por las inversiones en América Latina

China está haciendo su mayor apuesta en la historia en América Latina, justo a medida que Estados Unidos le da la espalda.

China invirtió miles de millones de dólares en América Latina en 2015.

Los bancos de ese país enviaron casi 30,000 millones de dólares (mdd) en préstamos a gobiernos de América Latina el año pasado, más del doble de la cifra de 2014. También es más dinero del que el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo dieron a la región el año pasado en conjunto, de acuerdo con Inter American Dialogue, una organización sin fines de lucro en Washington.

Y hay más. China ofreció una suma adicional de 35,000 millones de dólares en fondos a los que los países latinoamericanos podrán tener acceso para proyectos de infraestructura como carreteras, puentes y ferrocarriles. En conjunto, es la mayor inversión de China hasta la fecha.

“Lo que estamos viendo es una proliferación de las finanzas chinas en América Latina”, dice Margaret Myers, directora de Inter-American Dialogue.

Las inversiones llegan a medida que el Gobierno estadounidense y la inversión privada en América Latina han disminuido durante tres años consecutivos, de acuerdo con datos del Departamento de Estado de Estados Unidos y de EPFR, una firma de investigación que realiza un seguimiento de flujos de financiamiento.

El Gobierno chino también ha ampliado en gran medida sus relaciones con América Latina. China recibió a todos los presidentes de América Latina en Pekín por primera vez el año pasado, y el presidente de China, Xi Jinping, se comprometió a invertir 250,000 millones de dólares en la región en la próxima década.

Las exportaciones de China a América Latina crecieron a 130,000 millones de dólares en 2014 desde apenas 6,000 millones de dólares en 2000, según datos del FMI. China se ha convertido en el principal socio comercial de Brasil, Chile y Perú, superando a Estados Unidos en los últimos años.

Estados Unidos todavía tiene una presencia económica en América Latina mayor que la de China. Las exportaciones de Estados Unidos a América Latina en 2014 tuvieron un valor tres veces mayor que las que China envió a la región. Sin embargo, China está ganando terreno rápidamente y está socavando a Estados Unidos como una superpotencia.

“Lo que [los chinos] buscan es influencia: poder estratégico en la región para crear dependencia”, dice Ilan Berman, vicepresidente del American Foreign Policy Council. La “influencia [estadounidense] se ha retraído de manera constante”.

Los estadounidenses sin duda están replegando su dinero fuera de América Latina. Los inversores estadounidenses retiraron 700 millones de dólares de América Latina el año pasado, según EPFR.

China y América Latina observan lazos más fuertes

Hay razones para creer que China llenará aún más ese vacío de inversión en 2016. China, Brasil y Perú quieren crear un tren que se extenderá a lo largo de 3,300 millas desde la costa atlántica de Brasil hasta el lado del Pacífico de Perú. Esa es la distancia que hay de Miami a Seattle.

“Este es un proyecto extremadamente ambicioso”, dice Myers.

China aumentó su inversión el año pasado, mientras que su economía tuvo su peor crecimiento en 25 años. Mientras tanto, la economía de América Latina cayó en recesión, impulsada por los bajos precios de las materias primas y la inestabilidad política en Brasil y Venezuela.

Algunas de las inversiones chinas fueron desatadas por los problemas de la región. Prestó 10,000 millones de dólares a Venezuela, una de las principales fuentes de petróleo de China. China ha prestado más dinero a Venezuela que cualquier otro país en América Latina. Eso no ha ayudado a Venezuela: su economía está en una grave crisis, de acuerdo con su gobierno.

¿Por qué China se está acercando a América Latina?

China y América Latina encajan bien entre sí a pesar de su reciente agitación económica. China necesita materias primas como el hierro, el petróleo, la soya y todo tipo de alimentos. América Latina tiene mucho de eso.

China también utiliza su inversión en América Latina como una fuente de empleo para los trabajadores chinos. Muchos de los proyectos de infraestructura que China finanza en América Latina conllevan una advertencia: los trabajadores chinos deben ganar el proyecto.

América Latina consiente porque está desesperada por el inversión y el crédito que China ofrece.

China también tiene una ventaja sobre Estados Unidos: no quiere intervenir en la política o decir a los líderes cómo gobernar. Eso es un marcado contraste respecto a Estados Unidos, que tiene un largo historial de intervenir en la política de América Latina.

La relación no es perfecta. China se ha topado con muchos obstáculos y desafíos en América Latina, los cuales le han obligado a suspender proyectos o incluso a cancelarlos.

Pero eso no está amargando estos lazos incipientes.

“China subestimó los desafíos que enfrentaría en la región”, dice Kevin Gallagher, profesor de la Universidad de Boston y experto en China y América Latina. Sin embargo, “mientras que el resto de la comunidad inversora se ha enfriado en América Latina, China está redoblando su apuesta”.

Ver más | cnnexpansion.com

Ver más en El Reporte Especial | América Latina