Cinco claves para mantener el cerebro joven

El envejecimiento cognitivo es un proceso natural, pero varía según cada persona. Expertos estadounidenses ofrecen consejos para conservar una mente lúcida.

Cinco claves para mantener el cerebro joven

El cerebro puede envejecer bien o mal, al igual que el resto del cuerpo. El paso del tiempo deja su huella inevitablemente, pero mantener la lucidez es posible. En el marco del creciente interés puesto en las neurociencias, un nuevo estudio realizado en Estados Unidos ofrece claves para lograrlo.

A diferencia de enfermedades como el Alzheimer, el envejecimiento cognitivo es un proceso normal que se inicia con el nacimiento de una persona y continúa a lo largo de la vida. “Es natural y no siempre es malo. De hecho la sabiduría puede aumentar con la edad y los años de experiencia suelen ser invaluables”, afirmó Dan Blazer, profesor emérito de Psiquiatría en la Universidad de Duke.

Blazer, que estuvo a cargo de la comisión del Instituto de Medicina que llevó a cabo el estudio y elaboró una guía de acción para individuos y familias, añadió: “Todos los cerebros envejecen, pero varía mucho la forma en que cada uno lo hace”. El aspecto cognitivo de una persona incluye la memoria, la toma de decisiones, la velocidad de procesamiento, la sabiduría y el aprendizaje.

Mantener la lucidez cognitiva es una de las mayores preocupaciones de los adultos mayores y hay razones para ello. El informe presentado esta semana señaló que ligeras disminuciones en la función cerebral pueden afectar tareas de la vida cotidiana como pagar las cuentas, seguir una receta de cocina, conducir un auto o tomar los medicamentos a horario. También los hace más vulnerables a estafas financieras y a que se les complique más moverse en un mundo donde impera la tecnología.

El estudio destaca que muchos adultos mayores procesan la información en forma más lenta y se les complica más que cuando eran jóvenes hacer varias cosas a la vez, aún cuando tengan poca o ninguna dificultad cognitiva. Con la edad, comienza a declinar lo que se llama memoria de trabajo, lo que es el almacenamiento de información de corto plazo, mientras que la de largo plazo se mantiene intacta. Sobran ejemplos de la vida cotidiana: un abuelo que cuenta con lujo de detalles aventuras vividas en su juventud, pero le cuesta recordar el nombre de algún actor o personaje nuevo de la televisión.

Esos pequeños baches que empiezan a aparecer a menudo no se hacen evidentes hasta que surge algún problema relacionado con ellos, por ejemplo cuando la persona “debe tomar una decisión compleja en materia financiera o tenga que hacer rápidamente una transacción y experimente problemas”, indicó Blazer. Los adultos mayores pierden unos 3.000 millones de dólares anuales por fraudes financieros cometidos directa o indirectamente, refiere el informe.

A medida que los años pasan, el número de neuronas pemanece estable, pero su funcionamiento puede decaer, a diferencia de lo que ocurre en las personas con Alzheimer, que padecen una pérdida extensiva de neuronas. “Con el envejecimiento cognitivo las células no mueren, sino que simplemente no funcionan tan bien”, explicó Jason Karlawish, que también trabajó en el estudio.

Durante la presentación, Blazer enfatizó que el mejor consejo para mantenerse lúcidos pese al paso de los años es seguir activo físicamente. “Entre más pronto se empiece, mejor, pero nunca es tarde”, dijo.

En la guía del Instituto de Medicina recomiendan, además, una serie de acciones para mantener la salud cognitiva:

1- Controlar la presión arterial y la diabetes, y no fumar. Esos factores inciden en las enfermedades del corazón, y lo que es malo para el corazón, lo es para el cerebro.

2- Manejar los medicamentos. Algunos fármacos pueden tener un efecto negativo en la función cognitiva cuando se usan por sí solos o en combinación con otros. Los tranquilizantes, pastillas para dormir, antihistamínicos, medicinas para la vejiga y antidepresivos, pueden nublar la mente, así que hay que averiguar los efectos de los que uno toma con un profesional y evitar la automedicación.

3- Mantenerse activo social e intelectualmente.

4- Dormir lo suficiente y buscar ayuda profesional si se presentan problemas de sueño.

5- Tener cuidado con los productos que dicen mejor las funciones cognitivas. No hay pruebas de que las vitaminas y suplementos vitamínicos como el ginkgo biloba sean de ayuda, dijo Blazer. Y todavía no hay consenso de que juegos de computadora reporten beneficios, añadió.

Ver más | clarin.com