Colombia, Santos ordena de nuevo los bombardeos a las FARC

Tras la muerte de 11 militares en un ataque, el presidente de Colombia levanta la suspensión.

Colombia-farc

El presidente Juan Manuel Santos anunció el miércoles que los campamentos de las FARC volverán a ser bombardeados luego de que 11 militares fueron asesinados en el suroeste colombiano por miembros de esa guerrilla.

“He ordenado a las Fuerzas Armadas levantar la orden de suspensión de bombardeos a los campamentos de las FARC hasta nueva orden”, dijo el mandatario desde la ciudad de Cali.

El anuncio se conoció luego de que 11 militares murieron y 19 resultaron heridos durante un ataque de las FARC en un acto que pone en entredicho el cese el fuego unilateral anunciado por la guerrilla en diciembre

“Que les quede claro a las FARC que no me voy a dejar presionar por hechos infames como éste para tomar una decisión de cese al fuego bilateral”, enfatizó Santos. “El incidente fue producto de un ataque deliberado y viola la promesa de la tregua unilateral”, agregó.

El ejército informó que los militares fueron atacados por las FARC “con artefactos explosivos, granadas y armas de fuego” cuando se encontraban durmiendo en un polideportivo.

Según el reporte oficial, la matanza se produjo a la medianoche del martes en el municipio de Buenos Aires, en el departamento de Cauca y a unos 330 kilómetros al suroeste de Bogotá.

La guerrilla respondió exigiendo un alto al fuego bilateral y pidió al gobierno “mantener la cabeza fría” para “no adoptar medidas poco meditadas que puedan poner en peligro el avance de los diálogos y el mantenimiento del cese unilateral del fuego”. Según el grupo armado, el ataque es consecuencia de la “ofensiva permanente de las tropas oficiales contra nuestras unidades”.

Mientras tanto en un hospital de Cali dos soldados están internados con heridas graves y otros seis presentan lesiones leves. Un suboficial que había resultado herido murió horas después del ataque, con lo que se elevó a 11 la cifra de fallecidos, informó el ejército.

Desde fines de 2012, el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) llevan a cabo negociaciones de paz en Cuba para tratar de poner fin a más de 50 años de conflicto armado interno.

En diciembre las FARC anunciaron un cese unilateral del fuego siempre y cuando sus guerrilleros no fueran agredidos por las fuerzas del orden.

El jueves de la semana pasada, Santos había prorrogado por un mes la suspensión de los bombardeos a los campamentos de las FARC por los avances en el proceso de negociación de La Habana y con el fin de empezar a disminuir la intensidad del conflicto.

Desde la capital cubana, el jefe guerrillero Pastor Alape, cuyo verdadero nombre es José Lisandro Lascarro, dijo desconocer los detalles del incidente en Cauca, pero pidió a Santos el cese bilateral del fuego.

“Señor presidente Santos: la tregua bilateral, el cese al fuego bilateral, es urgente para la nación y esa noticia la espera el país”, enfatizó en rueda de prensa Alape, quien integra el secretariado, la máxima línea de mando de las FARC.

Para el comandante rebelde, los combates en Cauca, “a todas luces, tienen su causa en esa incoherencia de parte del gobierno de estar ordenando operativos militares contra una guerrilla que está en tregua”.

Carlos Lozano, director del semanario Voz, del Partido Comunista Colombiano, opinó por teléfono que lo sucedido en Cauca es consecuencia de dialogar en medio de la guerra. “Las FARC pueden declarar un cese indefinido (del fuego), pero si el ejército se reserva… el derecho de actuar y de hacer presencia en todo el territorio nacional” es complicado para la guerrilla saber si las tropas oficiales están en plan de patrullaje o en una acción ofensiva.

Por su parte el senador Alfredo Rangel, del opositor Centro Democrático, sostuvo que en las FARC no hay ruedas sueltas “porque son una organización jerarquizada en donde la desobediencia o las divisiones son castigadas con el fusilamiento o la degradación”. En síntesis, enfatizó, si la comandancia de las FARC no desautoriza hechos como los de Cauca “es porque están totalmente de acuerdo con ellos”.

El ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010), un crítico acérrimo del proceso de paz, se dirigió en su cuenta de Twitter a Santos y le dijo que “no nos engañe más por favor, no justifique el asesinato de nuestros soldados con el cuento de la guerra que quiere terminar”’.