¿Cómo pelear contra el cáncer y el ébola con nanopartículas?

En la medicina, encontrar una sustancia que ataque a los tumores cancerosos sin destruir el tejido sano que lo rodea ha sido como la búsqueda de la Piedra Filosofal.

Nanotecnología, cáncer.

A pesar de los remedios focalizados tales como los anticuerpos monoclonales y la cirugía, el cáncer ha logrado eludir un tratamiento discreto e independiente que lo ataque específicamente.

Sin embargo, las nanotecnologías (la manipulación de la materia a escala molecular e incluso atómica para penetrar en las células vivas) prometen abrir un nuevo frente en la lucha contra enfermedades letales tales como el cáncer y el ébola.

De acuerdo con Thomas Webster, presidente de Ingeniería Química en la Universidad Northeastern, en Boston, las investigaciones sobre la nanotecnología médica están cobrando impulso y el mundo de la medicina está empezando a poner atención.

El eje de la tecnología es la capacidad de adherir fármacos, y en algunos casos metales y minerales, a las nanopartículas que a su vez se adherirían a las células cancerosas o a los virus que amenazan la vida.

Tecnología estrella

En uno de los estudios, el equipo de Webster desarrolla métodos para adherir nanopartículas de oro a las células cancerosas. Luego, se calientan las nanopartículas con luz infrarroja para matar a las células cancerosas con el calor, las células sanas pero quedan vivas y puedan seguir funcionando.

“Esta tecnología se ha estado estudiando por la mayor parte de una década, pero estamos buscando formas de mejorarla”, dijo Webster a CNN. “Llamamos ‘nanoestrellas’ a unas que creamos en el laboratorio”.

“Una estrella tiene más superficie, así que puede matar a las células cancerosas más rápido que una nanoesfera porque se calienta más rápido”.

“Incluso si lleva un fármaco, la estrella tiene una mayor superficie para adherirla, tiene una morfología diferente”.

La fuerza del selenio

Sin embargo, los problemas de toxicidad y en particular la forma en la que los riñones y el hígado desechan estas nanopartículas luego de usarse, son objeto de una investigación médica.

Webster dijo que las investigaciones sobre el uso del selenio en nanopartículas (un oligoelemento mineral esencial en la dieta humana) como herramienta microscópica para la lucha contra el cáncer era vía en estudio más reciente.

“El selenio es parte natural de nuestra dieta, fabricamos nanopartículas de selenio que, según vemos (de la misma forma en la que hemos visto con el oro y la luz infrarroja), tienen la capacidad de matar células cancerosas y bacterias sin presentar problemas de toxicidad como ocurre con los antibacterianos como la plata”.

Aunque aún no se usa en pruebas con humanos, los ensayos con animales han arrojado resultados prometedores. Encontrar agentes naturales que el cuerpo pueda absorber fácilmente es el siguiente paso en las terapias con nanopartículas.

“Muchos investigadores de biomateriales y de tratamientos contra el cáncer se están emocionando mucho con este enfoque saludable. Es casi como el enfoque de la medicina oriental, estamos buscando nanomateriales naturales, no sintéticos, como el oro y la plata”, dijo Webster.

A final de cuentas, las nanotecnologías probablemente se usarán junto con terapias ya existentes, tales como los antibióticos, para que los tratamientos funcionen mejor, explicó.

El “nanofuturo”

Aunque la tecnología de nanopartículas aún tiene muchas investigaciones en el horizonte, las superficies nanoestructuradas ya se están volviendo parte del firmamento médico.

“La Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos las está aprobando y vemos que hay mejor crecimiento óseo, mejor crecimiento de tejido y la capacidad de reducir las infecciones con estos materiales”.

Estos avances, dijo, están ayudando a pacientes aquí y ahora.

“Estamos usando los mismos materiales que estamos implantando en la actualidad: titanio en los implantes de cadera; cloruro de polivinilo en los catéteres, silicona en los implantes de senos. Estamos haciendo mucho para dar nanocaracterísticas a los materiales que podrían impedir la reincidencia de los cánceres”.

Explicó que un ámbito exitoso ha sido la implantación de nanocaracterísticas en los catéteres, vehículo común para las infecciones porque los catéteres se reutilizan a menudo.

“Tomamos lo que se está usando actualmente, lo sacamos del anaquel y luego pensamos en una forma de darle nanocaracterísticas; hemos notado mejoras considerables”.

“Es una forma maravillosa de dar una solución inmediata a la nanomedicina; así, el público, los científicos y el personal clínico puede ver que la nanomedicina puede ayudar a los pacientes hoy, no dentro de 10 años”.

Se percibe un gran avance

Una de las cosas que la nanotecnología está cambiando en la medicina es el sector de los sensores médicos. Webster dijo que las investigaciones sobre la detección temprana de problemas con los implantes era un campo fértil para los expertos en nanotecnología.

Webster dijo que aunque los avances no alcanzan a parecerse a la trama de Presa (la novela de ficción especulativa de Michael Crichton, en la que los nanorobots vagaban de forma autónoma dentro de los pacientes buscando problemas médicos), no falta mucho para que existan nanomateriales implantados que puedan controlar eventos biológicos.

“Estamos a punto de emprender un gran esfuerzo en términos de desarrollo de sensores con nanomateriales que podrán hacer eso”, dijo.

“Entre más pequeño sea el material, habrá menores afectaciones adversas en los eventos que tratas de medir. Creo que es aquí en donde esta tecnología promete algo real: habrá sensores en endoprótesis vasculares, en marcapasos, en implantes de cadera”.

Ver más | cnnespanol.cnn.com