Copa Libertadores final de millones

Copa Libertadores final de millones. El equipo mexicano desembolsó 31 millones de dólares para reforzar su plantel, mientras que River, incluyendo el Mundial de Clubes y la Recopa del año próximo, recaudará 28 millones.

Copa Libertadores final de millones

Un duelo entre millonarios, aunque la billetera de uno y otro no resista una mínima comparación. La final de la Copa Libertadores puso cara a cara a River y Tigres, y el histórico mote del club de Núñez quedó reducido frente al poderío económico de la institución mexicana, el nuevo rico del fútbol continental. La gloria no tiene precio, no hay dinero que pueda comprarla, por eso en la cancha los rivales arrancan con las mismas posibilidades de levantar el máximo galardón. Con estrategias diferentes, cada uno se reforzó durante el receso que marcó la Copa América de Chile para lograr el anhelado título, esquivo desde hace 19 años para River, un sueño para los mexicanos, que podrían convertirse en el primer equipo de esa nacionalidad en ser campeón. Las similitudes en las propuestas futbolísticas, en el protagonismo, y la vocación ofensiva entre unos y otros desaparecen al momento de comparar cifras. Un dato: River desembolsó 5.100.000 dólares en las contrataciones de Tabaré Viudez, Lucas Alario y Bertolo, tres de sus flamantes refuerzos; en el mismo período, Tigres gastó US$ 18 millones para sumar a Jürgen Damm, al nigeriano Uche y a Javier Aquino.

Las realidades económicas y financieras de los países son diferentes, tanto como la conformación de los clubes. River es una asociación civil, Tigres una sociedad. En Núñez esbozan una sonrisa porque se frenó el déficit operativo mensual, ese parásito que durante la última década fue socavando los ingresos. En Monterrey, Cemex, líder global en la producción y venta de cemento, concreto, agregados y otros materiales de construcción, maneja no solo el club: sus ventas superan los 15.700 millones de dólares y tiene 44 mil empleados repartidos en 50 países; desde 1996 administra, a través de la empresa Sinergia Deportiva, al equipo que también responde a la Universidad de Nueva León.

El recorrido internacional de River realzó los ingresos, entre recaudaciones y premios. “El fútbol cambia la ecuación de los ingresos y de los gastos”, advierte el tesorero Andrés Ballotta, que todavía suspira cuando se le recuerda las pérdidas que hubiera provocado una temprana eliminación en la Copa Libertadores. “Si no clasificábamos hubiéramos sentido un impacto económico, porque la estrategia para mantener al plantel campeón lo hicimos en pos de la Copa. Nos hubiera cambiado la estrategia”, se sincera. Pero el equipo salió adelante y con una proyección de 25 millones de pesos de recaudación para el partido del miércoles, en el Monumental, River generará una entrada de 10.429.416 dólares en recaudaciones. Además, por premios podría cobrar US$ 5.100.000, en el caso de ser campeón; de perder la final, le habrán ingresado 3.800.000 dólares.

Las cifras de River no mueven la aguja de la economía de Tigres. Los mexicanos tienen un presupuesto anual de 40 millones de dólares, con jugadores que cobran un promedio de 150.000 dólares por mes. Pero los gastos son estratégicos, y mientras algunos tienen un sustento otros son proyecciones empresariales para captar nuevos mercados. El estadio “El Volcán” tiene capacidad para 42 mil abonados, y los lugares fueron agotados dos semanas antes de iniciarse el torneo local, que jugó su jornada inaugural el fin de semana pasado; en la distribución de las ubicaciones hay 220 palcos, 10 suites de lujo y 840 plateas VIP. Para la comodidad de sus hinchas, el estacionamiento cuenta con espacio para 3600 autos.

La contratación del francés Gignac no fue un antojo, detrás de esa operación Tigres pretende instalar su sello en Europa. El delantero, que fue dirigido por Marcelo Bielsa en Olympique de Marsella, firmó un vínculo por tres años y 12 millones de euros. Un poco menos costosa fue la adquisición de Jürgen Damm a Pueblas: 8.500.000 dólares y la cesión de cuatro futbolistas. Para quienes dirigen, con el presidente Alejandro Rodríguez Miechielsen, ganar la Copa Libertadores le reportaría un prestigio que actualmente el poderoso de México no tiene y las repercusiones llegarían a los nuevos mercados que atraerían jugosas ofertas económicas. No en vano se fijó como premio el reparto de US$ 4 millones, si el próximo miércoles el equipo se consagra en el Monumental.

River y Tigres utilizaron estrategias diferentes para levantar la Copa Libertadores. Mientras uno recauda entre venta de entradas, premios y transferencias de jugadores, el otro abre la billetera. En definitiva, los dos son millonarios.

  • 28 millones de dólares son los ingresos que tuvo River, entre recaudaciones, premios y proyecciones [Suruga Bank, Recopa 2016 y Mundial de Clubes], desde que asumió Marcelo Gallardo.
  • 7.490.000 dólares recibirá River entre las ventas de Teo Gutiérrez (Sporting de Lisboa), Germán Pezzella (Betis) y Rodrigo Mora, si se hace a Al Nassr.
  • 31 millones de dólares gastó Tigres en las cuatro contrataciones (Gignac, Aquino, Uche y Jürgen Damm) que reforzaron el plantel para las semifinales y finales de la Copa Libertadores.
  • 200 mil dólares recauda Tigres por partido en concepto de venta de cerveza; tras la clasificación a la final, los hinchas hicieron 300 metros de cola para comprar camisetas y hasta peluches en las Tigrestienda.

Ver más | canchallena.lanacion.com.ar

Ver más en El Reporte Especial | Deportes