Cristina Kirchner procesada por asociación ilícita

La Cámara Federal porteña confirmó hoy el procesamiento de la ex presidenta Cristina Kirchner como supuesta jefa de una asociación ilícita, lavado de activos y dádivas en la causa “Los Sauces”, acusada de simular contratos de alquiler para encubrir retornos de contratistas del Estado.

Además, la sala I del Tribunal de Apelaciones confirmó los procesamientos de los hijos de la senadora electa, el diputado nacional Máximo Kirchner y Florencia, de los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa y del detenido Lázaro Báez y sus hijos Luciana, Leandro y Martín Báez, entre otros, según el fallo de 195 carillas al que accedió Télam.

Los camaristas Leopoldo Bruglia y Jorge Ballestero dictaron la falta de mérito de la ex presidenta por uno de los delitos que había usado para procesarla el juez del caso, Claudio Bonadio, “negociaciones incompatibles” con la función pública.

Además, avaló su decisión de declararse incompetente y girar la causa a su par Julián Ercolini, a cargo de otras dos pesquisas en las que está procesada la ex presidenta: Hotesur y direccionamiento de obra pública en Santa Cruz a favor de Báez.

De esta manera Ercolini será el encargado de enviar a juicio a todos los acusados.

En lo referido a la ex presidenta, la Cámara confirmó su procesamiento como presunta “jefe” de asociación ilícita en concurso real con lavado de activos y admisión de dádivas. Además, le dictó la falta de mérito por “negociaciones incompatibles” y redujo su embargo de 130 millones de pesos a 110 millones.

En cuanto a su hijo mayor, el diputado nacional Máximo Kirchner, los camaristas confirmaron también su procesamiento como supuesto jefe de asociación ilícita y lavado de activos y avalaron el embargo de 130 millones de pesos dictado en su contra. Sobre Florencia Kirchner, la hija menor, quedó acusada como miembro de una asociación ilícita y lavado de activos con un embargo de cien millones de pesos.

Sobre los empresarios el Tribunal agravó la situación de Cristóbal López y Fabián De Sousa, los dueños del grupo Indalo, ya que llegaron procesados como organizadores de asociación ilícita y les sumó el delito de lavado de activos y ofrecimiento de dádivas. Los dos empresarios quedaron embargados por 130 millones de pesos.

En cuanto al ya detenido santacruceño Lázaro Báez, dueño de Austral Construcciones, también quedó acusado como organizador de una asociación ilícita y lavado de activos, con un embargo de 110 millones de pesos.

La situación de dos de los hijos del empresario, Luciana y Leandro, quedó algo aliviada ya que la Cámara les dictó la falta de mérito por asociación ilícita y los dejó procesados como partícipes necesarios de lavado de activos. Distinta fue la situación del mayor de los hijos varones de Báez, Martín, cuyo procesamiento como miembro de una asociación ilícita y lavado de activos quedó confirmado.

Los camaristas también confirmaron el procesamiento, en este caso con prisión preventiva, del contador de los Kirchner, Víctor Manzanares. La Cámara encomendó a quien será el nuevo juez del caso, Julián Ercolini, embargar a las personas jurídicas que aparecen en la causa, entre ellas Los Sauces S.A., Loscalzo y Del Curto S.R.L, Kank y Costilla S.A., Valle Mitre S.A., Austral Construcciones, Negocios Patagónicos S.A., Negocios Inmobiliarios S.A., Idea S.A., Inversora M&S S.A. y Álcalis de la Patagonia S.A..

Según la investigación, a través de la sociedad familiar “Los Sauces”, los Kirchner alquilaron propiedades a empresarios beneficiados con la obra pública en su gobierno, como Báez, López y De Sousa, y estas rentas encubrieron el presunto pago de dádivas por parte de los mismos a cambio de esas adjudicaciones.

Ver más | perfil.com