Eduardo Elsztain habló en una nota al Financial Times

Eduardo Elsztain: “La gente cree que el país está pasando por su peor momento, pero acabamos de tener la mayor cosecha de grano de la historia de Argentina”

El dueño de la empresa inmobiliaria más importante del país habló en una nota al Financial Times. Se muestra optimista respecto del ciclo económico. Dice que más allá del problema de deuda pública, los argentinos no están endeudados y que sus ahorros vuelven tarde o temprano al mercado.

El empresario Eduardo Elsztain dio una serie de definiciones respecto de su método para conducir una empresa exitosa en medio de la volátil economía argentina y de cuál es su visión respecto a lo que viene para la economía local. Lo hizo en un reportaje que publicó el periódico Financial Times en el que contó como trata de aprovechar el rebote económico que experimenta la Argentina luego de cada una de sus crisis.

En una nota firmada por Michael Stott, también habló de sus mentores y cómo le enseñaron a apostar por activos reales en una economía inflacionaria, al tiempo que se mostró optimista respecto de la economía local y dijo que, aunque el Estado esté endeudado, el ahorro que los argentinos tienen fuera del sistema vuelve eventualmente al mercado cuando hay un cambio de liderazgo político.

A continuación, reproducimos el texto original de la nota:

Eduardo Elsztain analiza un gráfico parecido a un electrocardiograma durante un ataque al corazón. Muestra cómo el producto interno bruto en su Argentina natal ha girado durante las sucesivas crisis de las últimas décadas. “Los peores momentos están aquí y aquí”, dice el señor Elsztain, uno de los principales promotores inmobiliarios de América Latina.

Luego señala las profundidades que se hundieron en 2002 y 2008. «Ahora miren lo que sucede en los 12 meses posteriores a la caída».

Sus cifras muestran que el índice bursátil Merval del país subió un 700% en los años posteriores a la devaluación de 2002 y un 294% después de la crisis financiera de 2008.

“La Argentina ha sido volátil durante 40 años y en cada ciclo incorporamos más activos”, explica el señor Elsztain, de 60 años. “Así que en uno era el sector inmobiliario, en otro era la vivienda, en otro eran los centros comerciales . . . Se trata de aprovechar los ciclos”.

La Argentina ha sido volátil durante 40 años y en cada ciclo incorporamos más activos

Esta perspicacia ayuda a explicar el éxito del señor Elsztain en la construcción de un multimillonario imperio inmobiliario y agrícola que se extiende mucho más allá de la Argentina, a través de América del Sur, hasta los Estados Unidos e Israel.

O como lo expresó el financiero George Soros, cuando el Jerusalem Post le preguntó por qué le había dado al señor Elsztain 10 millones de dólares para que invirtiera en 1990 cuando el empresario argentino apenas tenía 30 años: “Sabe cuándo vender y cuándo comprar”. (El señor Elsztain aumentó el valor del cheque del señor Soros varias veces).

A pesar de su destreza en la compra y venta, el señor Elsztain no es un comerciante fanfarrón. Vestido con un traje negro y una camisa blanca, con una larga barba blanca y una kippah [gorra] su estilo es sobrio y religioso, una impresión reforzada por la reverencia con la que habla de su héroe, el difunto líder religioso judío Menachem Mendel Schneerson, que le persuadió de cambiar de la inversión en acciones a la inmobiliaria cuando se conocieron en Nueva York.

Al igual que el difunto rabino, los antepasados del señor Elsztain procedían de Europa oriental; el promotor inmobiliario acaba de regresar de una peregrinación dos veces al año a los lugares religiosos judíos de la antigua Unión Soviética. “Para mí, es la mejor energía del año y he hecho este viaje durante los últimos 20 años”, explica.

La relación del señor Elsztain con Rusia no es sólo religiosa; su primer gran negocio inmobiliario, a la edad de 23 años, después de haber abandonado la universidad, consistió en la intermediación en la venta de dos parcelas en Buenos Aires a la Unión Soviética para una nueva embajada. Para cerrar el trato, viajó a Moscú dos veces.

Otra gran influencia fue Isaac, su abuelo de origen polaco que emigró a Argentina en los años 20 y construyó un exitoso negocio. “Solían preguntarle: ‘señor Isaac, ¿cómo mide en tiempos de alta inflación cómo le va este año?’ y él dijo: ‘Si tengo un apartamento más, una hectárea más de granja, una vaca más’. Midió los activos reales”.

Esa fe en los activos reales es lo que distingue al señor Elsztain de un consenso empresarial generalmente sombrío en Buenos Aires. Argentina, señala, tiene uno de los niveles más bajos de deuda en el mercado inmobiliario de cualquier país y aunque su gobierno tiene una deuda de USD 330.000 millones, sus ciudadanos tienen muchos miles de millones guardados en ahorros.

“Al final este dinero volverá rápidamente a la economía cuando tenga un nuevo liderazgo”, predice.

Puedes hacer la más profunda due dilligence, puedes trabajar horas interminables para definir una inversión… pero al final hay una parte que es una bendición

El señor Elsztain es considerado y cauteloso. No le gusta presumir, atribuyendo parte de su éxito al “mazal”, el término hebreo para la suerte. “Puedes hacer la más profunda due dilligence, puedes trabajar horas interminables para definir una inversión… pero al final hay una parte que es una bendición”, explica.

Como líder, siempre ha preferido «delegar en la gente que sabe». Tal vez tenga un estilo paternalista, porque la gran mayoría de nuestros gestores llevan más de 20 años con nosotros». Su personal dice que paga bien e inspira con su ejemplo personal y sus creencias religiosas: por ejemplo, ningún miembro del personal, sea cual sea su religión, trabaja en las fiestas judías.

No todas las inversiones han dado sus frutos. El señor Elsztain perdió todo el dinero que invirtió en un portal de un centro comercial en línea cuando fracasó hace 20 años, pero aprendió la lección: cuando invirtió de nuevo en un portal en línea hace dos años, duplicó su dinero y salió antes de que se doblara.

Sus horizontes son a largo plazo. En estos momentos, la Argentina está sumida en una profunda recesión con tasas de inflación de más del 50% anual. Sin embargo, el señor Elsztain es optimista.

La gente cree que el país está pasando por su peor momento, pero acabamos de tener la mayor cosecha de grano de la historia de Argentina

“Si bajas aquí al centro de convenciones”, dice, haciendo un gesto hacia la ventana de su oficina. “No hay ni una sola plaza de estacionamiento libre… la gente cree que el país está pasando por su peor momento, pero acabamos de tener la mayor cosecha de grano de la historia de Argentina”.

Su principal vehículo local, IRSA, es la mayor empresa inmobiliaria de Argentina.

Cresud, una sociedad de cartera que cotiza en el Nasdaq y que está controlada por el señor Elsztain, es propietaria del 62% de la IRSA, así como de casi 900.000 hectáreas de tierras agrícolas en el Brasil, el Paraguay y Bolivia. La cartera de IRSA se extiende al edificio Lipstick de Nueva York y al problemático grupo israelí BID, uno de los mayores conglomerados del país que ha consumido unos USD 580 millones en inyecciones de capital desde que invirtió por primera vez hace siete años.

Israel es un mercado notoriamente difícil para los inversores extranjeros, pero el señor Elsztain no se arrepiente de sus grandes inversiones en ese país, a pesar de las dificultades que han incluido un regulador que le ha obligado a deshacerse de una filial de seguros por lo que consideraba muy por debajo del valor de mercado.

«Han sido los siete años más sorprendentes y desafiantes de mis 40 años de carrera empresarial», dice de sus inversiones en Israel. ¿Qué ha aprendido?

«La justicia israelí funciona rápidamente, hay una cultura de mucha confrontación y litigiosidad, pero también de mantener la palabra».

Dona una proporción sustancial de sus ingresos a la caridad, apoyando a organizaciones judías, católicas, medioambientales, empresariales y sociales. “Venimos sin nada, nos vamos sin nada, el resto es lo que hacemos en el medio y tratamos de hacer lo mejor que podemos”, dice de su filosofía de vida.

Ver más | infobae.com

Ver más | Economía