El Barça de Messi se llevó una final luchada y está en la gloria

Fue 3-1 contra Juventus en Berlín con goles de Rakitic, Suárez y Neymar. Había empatado transitoriamente Morata. El equipo catalán se consagró así campeón europeo por quinta vez y logró la triple corona.

El Barça de Messi se llevó una final luchada y está en la gloria

Otra página exitosa escribió Barcelona en el libro de su historia. En Berlín, el club catalán alcanzó su quinta Liga de Campeones y, aunque no pudo conquistar ningún gol, Lionel Messi fue una de las piezas fundamentales en el 3-1 sobre la Juventus de Carlos Tevez. Con tantos de Ivan Rakitic, Luis Suárez y Neymar (había igualado Alvaro Morata), el equipo de Luis Enrique logró la Triple Corona, luego de conquistar la Liga española y la Copa del Rey. Ahora, será el turno tanto del rosarino como del Apache de sumarse a la Selección Argentina para jugar la Copa América.

Bajo un clima espectacular, con un lleno total en el Olympiastadion, Juventus sorprendió de entrada y generó equivocaciones en el fondo del Barça, como el córner cedido por Javier Mascherano, por la gran presión del equipo italiano, apenas al minuto de partido. Pero una vez que los catalanes se acomodaron y salieron de ese agobio inicial, comenzaron a tocar la pelota, aspecto en el que son insuperables. Por eso, en una de esas combinaciones colectivas, el partido tomó el rumbo que deseaba Barcelona. A los 4 minutos, Neymar fue imparable para los defensores de la Juve, tocó para Iniesta, quien aguantó la pelota y habilitó a Rakitic para que el volante conquistara con un zurdazo cruzado el rápido 1-0.

El gol inyectó de energía a Barcelona, que se convirtió en una máquina de tocar y generar situaciones. A los 8 minutos, Neymar sacó un derechazo que pasó cerca del ángulo derecho, mientras que a los 12 el brasileño no pudo conectar por centímetros el pase cruzado de Messi. Una de las mejores, sin dudas, estuvo en los botines de Dani Alves, a quien le quedó atragantado el gol a los 13 porque Buffon, a una mano, lo evitó. Además de jugadas en ataque, el equipo de Luis Enrique también regalaba grandes acciones individuales, como la pisadita de Busquets a Vidal, por la cual el chileno se ganó la amarilla.

En un primer tiempo de gran intensidad, a los 19 minutos, Juventus pudo conectar sus piezas ofensivas y buscó el empate con una contra desde el sector izquierdo. Pero cuando el centro le llegaba a Carlitos, quien se metía entre los centrales, fue Mascherano el que evitó esa oportunidad, remediando aquel error del primer minuto de juego. A los 24, otra vez, inquietó el equipo de Allegri, con un derechazo de Marchisio tras un error de la última línea catalana.

En los instantes finales, Barcelona volvió a pisar fuerte. Y Luis Suárez tuvo dos oportunidades para ampliar el marcador: la primera a los 38, con un derechazo cruzado que salió al lado del poste derecho de Buffon, y la otra a los 40 cuando el arquero italiano intervino para evitar la conquista del delantero uruguayo. ¿Messi? Casi con el tiempo cumplido, el rosarino inició una gran jugada de esas que lo caracterizan esquivando rivales, pero se le terminó el campo antes de poder sacar un remate al arco.

Aunque primero tuvo que sufrir un intento de Pirlo, en un tiro libre, y una nueva atajada de Buffon a Suárez, a los 5 minutos del segundo tiempo Messi tuvo su primer tiro al arco, apenas afuera, después de una combinación con el tridente que conforma junto a Suárez y Neymar. El gol, sin embargo, iba a llegar en el otro arco: a los 9 minutos, Tevez sacó un remate fortísimo tras una media vuelta, Ter Stegen dio rebote y la pelota le quedó a Morata para anotar el 1-1 en Berlín.

El gol le dio confianza al campeón de Italia y a su goleador, Carlos Tevez, que a los 17 estuvo muy cerca de darle el triunfo a su equipo, cuando sacó un remate en la puerta del área que se fue muy cerca del poste. Mientras Barcelona intentaba analizar cuán fuerte había sido el golpe, Juventus aprovechaba esos momentos para dominar en el mediocampo y formar ataques. Parecía el peor momento para los de Luis Enrique, hasta que Messi frotó la lámpara. En una contra letal, La Pulga inició una jugada rapidísima imposible de contener por la última línea del equipo de Allegri, sacó un remate fortísimo y tras el rebote de Buffon apareció Suárez para conectar de derecha y establecer el 2-1, a los 23 minutos. Tres más tarde, Neymar, de cabeza, aumentó el marcador pero el árbitro lo anuló por una mano sin intención.

Para el desenlace, quedaron momentos de emoción y también de incertidumbre. A 13 minutos del final, Luis Enrique miró al banco y le dio a Xavi sus últimos minutos como capitán del Barsa. Entró, claro, en lugar de su gran amigo Iniesta, elegido como el mejor jugador del partido. Mientras que a los 40, Suárez asustó a todos cuando cayó en el piso con un problema en su rodilla derecha. Todavía le quedaba tiempo a una gran final y, en el último minuto de descuento, Neymar se tomó revancha de aquel gol anulado y sacó un zurdazo terrible para el 3-1 que selló el triunfo merecido de un Barsa otra vez campeón.

Ver más | clarin.com

Ver más | Deportes