El Chaltén, la capital nacional del trekking

El Chaltén, la capital nacional del trekking, invita a recorrer sus hermosos paisajes.

El Chaltén, la capital nacional del trekking

Se trata de una de las ciudades más jóvenes de la Argentina, ya que fue fundada el 12 de octubre de 1985. Cuenta con 2.800 camas en sus 95 hoteles, de uno a cuatro estrellas, a los que se suman sus albergues, hospedajes, apartamentos, cabañas y campings.

La ciudad recibe más de 120.000 visitantes al año, que disfrutan de sus múltiples atractivos y actividades, como los paseos, el rafting, el snorkel en el Lago del Desierto y las visitas al Parque Nacional Los Glaciares, bajo la visión casi constante del monte Fitz Roy.

Se trata de las ciudades más jóvenes de la Argentina, ya que fue fundada el 12 de octubre de 1985, pero cuenta con 2.800 camas en sus 95 hoteles, de uno a cuatro estrellas, a los que se suman sus albergues, hospedajes, apartamentos, cabañas y campings, informó a Télam la secretaría de Turismo local, María Pía García Ventureyra.

Este destino turístico estrella de la Argentina, al igual que sus pares del sur Ushuaia y El Calafate, no supera los 3 días de estadía promedio por pasajero, por lo que, explicó la funcionaria, trabajan “para extender ese período con un mejoramiento de la oferta de servicios y experiencias”.

El Chaltén, creada dentro del Parque Nacional Los Glaciares, cuenta con una población estable de 1.500 personas, quienes, dijo García Ventureyra, “están obligados a buscar casa aún antes de conseguir trabajo, porque la habitación es complicada y el trabajo no tanto, por todas las actividades que se desarrollan acá”.

El lugar fue declarado “Capital Nacional del Trekking” el 28 de julio de 1994, por la gran variedad de senderos aptos para desarrollar esta actividad, gracias a las particularidades geográficas de esta zona”, subrayan en la página oficial de turismo de la zona, donde destacan que los hay de diferentes grados de dificultad.

“Entre los más frecuentados -dijeron- figuran los que conducen a la Laguna de los Tres, Laguna Capri y Laguna Torre, que están señalizados y han sido adaptados por el Parque Nacional, para facilitar el acceso a los puntos panorámicos más importantes sin interferir con el ambiente”.

Rodeado por los lagos Viedma y Argentino, tiene acceso al Glaciar Perito Moreno y al lago Roca, y ofrece cabalgatas, recorridas a pie sobre glaciares, túneles de hielo, andinismo y montañismo, rafting y kayakismo, también de amplio nivel de dificultad.

Para ir caminando, recomiendan los circuitos de Laguna de los Tres en el que se pueden apreciar los bosques de Nothofagus, la fauna y la imponencia del Fitz Roy, a cuya base se llega luego de casi cuatro horas de marcha.

La laguna Capri, que integra el itinerario, está a siete kilómetros y en una hora más se llega al campamento Poincenot, luego de lo cual se llega a la Laguna y Glaciar de los Tres.

Loma del Pliegue Tumbado y Laguna Toro son otros recorridos desde los que se ve el lago Viedma, el valle del cerro Torre y el Fitz Roy.

Toma 4 horas llegar, luego de lo cual se va al Paso del Viento, al cabo de 15 kilómetros y cerca de 12 horas de marcha. Para este circuito es necesario, por su seguridad, registrarse en Parques Nacionales.

Otros paseos en vehículo permiten recorrer la Ruta Escénica Área Protegida Recreativa Lago del Desierto que está a 37 kilómetros en sentido norte de la localidad de El Chaltén y se llega por la Ruta Provincial 41, la cual bordea el Río de las Vueltas.

A cuatro kilómetros del inicio se puede parar a visitar la cascada Chorrillo del Salto, que está dentro del Parque Nacional Los Glaciares, y luego llegar a La Laguna Cóndor.

Desde allí comienza una caminata al glaciar Huemul, de una hora de ida, donde se practica pesca deportiva y caminata hasta la Punta Norte. La visita al lago Viedma demanda un día entero pero vale la pena porque así se llega también al imponente Glaciar Viedma, el más grande de Argentina, donde se puede caminar con crampones y hacer escalada en hielo.

En Bahía Túnel se embarca y tras media hora de navegación se llega a la Bahía de los Témpanos, donde se desembarca en las cercanías del glaciar, para comenzar un trekking de unos pocos minutos hasta llegar al gigante de hielo.

En Lago del Desierto se navega avistando los glaciares del cordón Vespigniani durante dos horas o se cruza hasta la margen norte con la embarcación, donde se encuentra el destacamento de Gendarmería Nacional, para luego seguir camino a pie o en bicicleta, hacia el Lago O’ Higgins en Chile.

Todos los alrededores de El Chaltén ofrecen los mejores paisajes para la pesca deportiva, entre la que sobresale el uso de mosca, casi siempre con devolución.

Las cabalgatas y las bicicleteadas son tan increíbles como el snorkeling que se puede realizar sin ningún tipo de complejidad en aguas cristalinas del Lago del Desierto, cuya temperatura no es menor a los 11ºC.

Bajo su superficie se pueden observar paredones rocosos escarpados, agujas de roca que descienden al mundo subacuático y un fondo surcado por el paso de antiguas formaciones glaciares con restos sumergidos del bosque, donde viven truchas, plantas y algas.

Ver más | telam.com.ar

Ver más en El Reporte Especial | Viajero