Entre el lujo y los placeres millonarios

Los hijos del chavismo, entre el lujo y los placeres millonarios mientras los venezolanos sufren la crisis.

Parecen haber olvido aquella famosa frase del socialista Hugo Chávez, quien aseguraba en sus enérgicos y extensos discursos que “ser rico es malo”. Los hijos del chavismo dejaron atrás los ideales esbozados en voz alta por sus padres para vivir la vida sin tabúes. Por eso se los ve con las celebrities del momento, estudiando en los establecimientos más prestigiosos, disfrutando del lujo que en su país de nacimiento ya no existe solo se permiten algunos pocos.

En medio de la crisis económica, social y política que vive Venezuela, a semanas de que el bolivariano Nicolás Maduro asumiera su segundo mandato ante las denuncias de fraude y a días de que el líder de la Asamblea Nacional, el opositor Juan Guaidó, jurara como presidente encargado, los descendientes del movimiento socialista que lidera el país desde hace décadas se divierten.

De acuerdo con lo publicado por el diario DailyMail, la hija mayor del líder de la revolución bolivariana Hugo Chávez, María Gabriela, es la mujer más rica de Venezuela: tiene una fortuna personal de más de 4 mil millones de dólares, ocultos en bancos de Europa.

María Gabriela, de 38 años, fue parte de la escena política de su país durante el gobierno de su padre, cuando actuaba como una especie de primera dama después de que el exteniente se divorciara de su segunda esposa.

Hoy está en París y cuenta con inmunidad diplomática ya que fue designada “embajadora alternativa de Venezuela ante las Naciones Unidas”.

Su hermana menor corrió con una suerte similar. Rosines Chávez, de 21 años, pasa sus días en Francia. Debió irse del país algo avergonzada tras darse a conocer en 2016 una foto suya con las manos llenas de billetes de dólares.

Los hijastros de Maduro siguen sus pasos. Yoswal Gavidia Flores y Walter Gavidia Flores, hijos de la primera dama Cilia Flores, fueron noticia luego de gastar unos 45 mil dólares en una estadía de 18 noches en el hotel Ritz de París, donde las habitaciones cuestan $591 por noche. El monto que gastaron en estos momentos se igual al salario mensual de 2 mil venezolanos, afectados por una inflación record que ya es superior al 1.000.000 por ciento. Pero los hijos del chavismo no solo gastan en hoteles, también disfrutan de hacer shopping en tiendas exclusivas.

Algo distinto a sus pares es Nicolasito, hijo de Maduro, quien mantiene un perfil bajo y solo apareció en los medios una vez, en 2017, cuando amenazó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que se apoderaría de la Casa Blanca si su ejército se metía en Venezuela.

Pero la hija del número dos de Maduro, el jefe de la Asamblea Nacional Constituyente Diosdado Cabello, se llama Daniela y también disfruta de la vida: se maneja como una celebridad y está en pareja con el cantante pop latino Omar Acedo.

Los presos

Los sobrinos de la primera dama, Cilia Flores, no pudieron pasarla tan bien como sus familiares. Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores fueron encarcelados en 2017 y condenados a 18 años de prisión por traficar millones en cocaína hacia los Estados Unidos.

Esto también puede interesar: