¿Es seguro retomar el sexo tras un infarto?

Sexo tras un infarto. Un nuevo estudio responde a esta pregunta que muchos se hacen aunque no se lo consultan al médico.

¿Es seguro retomar el sexo tras un infarto?
¿Es seguro retomar el sexo tras un infarto?

Un nuevo estudio concluyó que las personas que sufrieron un infarto pueden mantener relaciones sexuales sin que esto suponga una amenaza para su salud. El trabajo, publicado en “Journal of the American College of Cardiology”, reveló que la actividad sexual normal no supone un gran esfuerzo, sino que implica una actividad física moderada comparable a subir dos tramos de escaleras o dar un paseo a paso rápido.

Se cree que el esfuerzo puede desencadenar otro evento cardíaco; además, hay pocos datos sobre daños y beneficios de la actividad sexual en los pacientes enfermos del corazón.

Pero los investigadores de la Universidad de Ulm, en Alemania, observaron que es poco probable que la actividad sexual sea un detonante importante de un ataque al corazón.

“Sin embargo, muchas personas que tienen una enfermedad cardiovascular piensan todavía que el sexo no es seguro”, afirman los autores del estudio.

Una de las causas, señalan, está en que menos de la mitad de los hombres y menos de un tercio de las mujeres obtienen información sobre la actividad sexual después de un ataque al corazón por parte de sus médicos.

Por ello, los investigadores hicieron hincapié en la importancia de tranquilizar a los pacientes, decirles que no tienen que estar preocupados y que deben reanudar su actividad sexual habitual.

El estudio

Para llegar a estas conclusiones, los científicos observaron a un grupo de 536 pacientes con enfermedad cardiaca de entre 30 y 70 años de edad los 12 meses previos a un ataque al corazón. De este modo estimaron la asociación entre la frecuencia de la actividad sexual con la presencia de eventos cardiovasculares posteriores, como ataque al corazón, accidente cerebrovascular (ACV) o muerte cardiovascular.

El estudio demostró que el 14,9% de los pacientes aseguró -mediante un cuestionario de autoevaluación- no haber tenido actividad sexual en los 12 meses previos a su ataque al corazón, el 4,7% reconoció que las tuvo al menos una vez al mes, el 25,4% dijo tener sexo menos de una vez por semana, y el 55% una o más veces por semana.

Los investigadores siguieron a estas personas durante 10 años, periodo en el que se produjeron 100 eventos cardiovasculares adversos, pero en ningún caso se consideró la actividad sexual como factor de riesgo de estos eventos cardiovasculares.

Además se evaluó el tiempo transcurrido desde su última actividad sexual antes del infarto. En este caso, únicamente un el 0,7% afirmó que había mantenido relaciones sexuales una hora antes de su ataque al corazón, mientras que más del 78% señaló que su última actividad sexual se produjo más de 24 horas antes del infarto.

Ver más | doctorvid.com

Ver más en El Reporte Especial | Salud & Vida