La política metió la cola en River

El juez Bonadio postergó la elección por una maniobra del rival del actual presidente del club.

Las elecciones de River Plate parecían no tener suspenso alguno por la segura reelección de Rodolfo D’Onofrio, pero en las últimas horas la política metió la cola y los comicios debieron postergarse.

El juez federal Claudio Bonadio suspendió ayer las elecciones que iban a desarrollarse el domingo en River, a raíz de denuncias “anónimas” sobre la existencia de 5 DNI truchos en los padrones y sobre la inclusión de unos 6 mil socios fallecidos. Quien dio curso a la investigación fue el fiscal federal Guillermo Marijuán. La elección se pasó entonces para el domingo 17 de diciembre.

Pero detrás de la denuncia hay un entramado político en el que se cruzan actores del Gobierno y desconfianza mutua entre D’Onofrio y el propio Mauricio Macri.

El PRO y sobre todo el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, fue clave en el triunfo del actual presidente de River en 2013. En ese momento Macri y su ahijado Fernando de Andreis, apoyaron el arribo del empresario a Núñez.

Hoy esa luna de miel está terminada y Macri considera que D´Onofrio no fue leal. Sobre todo desde que se enteró que el ex ejecutivo de La Caja quiere saltar a la política, pero a la vereda de enfrente: El peronismo.

Ante esto, en la Casa Rosada se especuló durante meses con un posible apoyo a la fórmula que lidera Antonio Caselli, ex embajador de la Orden de Malta en la Argentina e hijo de Esteban, el polémico operador de Carlos Ruckauf en el viejo Vaticano y actual enemigo del Papa Francisco.

Pero en el Pro no todos compartían la jugada y finalmente varios de los candidatos que lleva la lista de D’Onofrio pertenecen al PRO, como el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, y Darío Santilli, hermano del vicejefe de gobierno porteño.

Pese a esta tregua, D’Onofrio cree que está la mano de Macri detrás de la postergación de las elecciones. Además de la desconfianza por su cercanía con el peronismo, Macri nunca le perdonó a D’Onofrio que le bajara su proyecto de hacer de los clubes sociedades como en Europa.

En River sospechan además de una intervención de uno de los máximos enemigos de D’Onofrio: Daniel “Tano” Angelici, presidente de Boca y operador judicial de Macri en el fuero federal del que forman parte el juez y el fiscal que le dieron curso a las denuncias “anónimas”.

“Bonadio y Marijuan son hinchas de Boca”, dijeron a LPO desde la dirigencia de River.

En el macrismo se despegan de estas denuncias que complicaron la elección y apuntan directamente a Caselli. En ese sentido, señalan que el candidato de la lista “Primero River” intenta que la concurrencia a votar sea la menor posible, puesto que si el número de votantes es mayor, corre riesgo de perder la primera minoría.

Ante un triunfo aplastante de D’Onofrio, Caselli está ante la posibilidad de no poder colocar ni los 5 vocales de los 22 que se eligen y corresponden al candidato que sale segundo en las elecciones. Si el primero saca el doble de los votos que el segundo, se queda con 19 de los 22 vocales. Ahora, si el segundo no logra sacar el 20 por ciento de lo que sacó el primero, el ganador se queda con los 22 vocales.

Ver más | lapoliticaonline.com