La respuesta de Irán a Estados Unidos

La respuesta de Irán a Estados Unidos: qué puede suceder después del ataque.

Esto es un poco lo que había anticipado el régimen de Irán: que una vez que concluyeran los funerales de Qassem Soleimani, el gran líder militar de Irán, asesinado por Estados Unidos el jueves pasado, tomarían las represalias «necesarias y equivalentes» contra Estados Unidos.

Hay un dato importante: el ataque a través de misiles balísticos. Irán dio un vuelco en su arsenal militar en las últimas décadas, lo reforzó enormemente y, los misiles específicamente, fueron modernizados mucho. Si ese poderoso arsenal fue usado hoy, en esta operación que se dio en llamar «mártir Soleimani», el ataque podría haber dejado un fuerte daño a la infraestructura y muchas víctimas.

Surgen entonces preguntas, cuando aún no hay datos certeros. ¿Será esta la única represalia que va a lanzar Irán? ¿Cómo va a responder Estados Unidos? Tanto Mike Pompeo, secretario de Estado, y el propio presidente Donald Trump dieron mensajes encontrados durante el fin de semana: manifestaron querer dialogar, pero también dijeron que responderían si objetivos norteamericanos son atacados.

Es importante recordar lo que dijo el líder espiritual de Irán, Ali Khamenei, el fin de semana. El hombre más importante de Irán aseguró que su país tendría una respuesta equivalente. ¿Cuál sería un blanco proporcional a Soleimani? Varios especialistas de Estados Unidos sostienen que esa respuesta proporcional sería asesinar al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. Soleimani era descripto como el canciller, jefe de las Fuerzas Armadas y director de Inteligencia de Irán, todo al mismo tiempo y sin tener el cargo formal. Así de esencial era para la estrategia de expansión regional de Irán y para la sustentabilidad del régimen de los ayatollahs.

Ahora la gran incógnita es la respuesta de Estados Unidos y de Donald Trump: ¿cuál será? Thomas Friedman, columnista de The New York Times, define a Trump como un aislacionista -porque siempre quiso retirarse de las guerras blandidas por sus antecesores, Barack Obama y George W. Bush- y, a la vez, como un intervencionista impulsivo, con énfasis en el adjetivo ya que es muy difícil anticipar los actos de un presidente volátil como Donald Trump.

Tal vez esa es la razón por la cual la oposición demócrata y los especialistas creen que no hay una estrategia clara de Estados Unidos detrás del asesinato de Qassem Soleimani. Dado el nivel de impulsividad de la administración Trump es muy difícil predecir. Faltan los detalles de en del nivel de daño, las víctimas si las hay, y ver qué quiere hacer Estados Unidos. Si responde inmediatamente, quiere decir que está dispuesto a la guerra. Si se toma un tiempo, puede representar que le da una oportunidad a la distensión para evitar el estallido.

Ver más | lanacion.com.ar