Las 10 reglas de oro para hacer una carne al horno

La carne asada es uno de esos platos que pueden convertir un domingo gris y lluvioso en el mejor día de la semana. Estas son 10 sencillas reglas para conseguir una carne al horno perfecta.

Las 10 reglas de oro para hacer una carne al horno
Las 10 reglas de oro para hacer una carne al horno

NO COCINARLA RECIÉN SACADA DEL FRIGORÍFICO

Antes de prepararla dejaremos reposar nuestra carne entre 1 y 2 horas a temperatura ambiente. Así evitaremos un contraste térmico demasiado fuerte que podría acelerar la cocción dejando la carne demasiado seca.

Apuntaros este consejo para preparar cualquier tipo de carne: la dejaremos reposar al menos 1 hora a temperatura ambiente.

QUITAR LA PARTE GRASA

No sirve para nada e impedirá que la parte exterior de la carne se dore cuando la pasemos rápidamente por la sartén antes de hornearla.

DORAR LA CARNE EN LA SARTÉN ANTES DE HORNEARLA

Pasando la carne rápidamente por la sartén conseguiremos una capa exterior dorada que impedirá que el jugo de la carne se pierda durante el horneado.

ECHAR LA SAL ANTES DE COCINARLA

Echando la sal antes de la cocción coseguiremos que esta penetre en la carne y se reparta uniformemente por toda la pieza. Por tanto, antes de pasarla por la sartén secaremos la carne con un trapo o papel de cocina y le echaremos la sal extendiéndola con las manos por toda su superficie.

NO ECHAR LA PIMIENTA ANTES DE COCINARLA

Al contrario de la sal, NUNCA añadiremos la pimienta antes de cocinar nuestra carne. Con el calor, la pimienta puede quemarse dándo lugar a un sabor amargo. Apuntaros este consejo para la preparación de la carne y de todo tipo de alimentos.

La pimienta siempre se añade en el último momento antes de servir o incluso en la mesa.

NO TOCAR LA CARNE MIENTRAS SE DORA

Calentamos un poco de aceite de oliva en la sartén y no añadiremos la carne hasta que este se caliente. Una vez coloquemos la pieza en la sartén dejamos que se dore sin moverla.

NO PINCHAREMOS LA CARNE CON UN TENEDOR

Olvidad eso de pinchar o presionar la carne mientras se dora. Lo único que conseguiremos es que pierda todo el jugo. Dejaremos que se dore sin tocarla y una vez lista le daremos la vuelta cuidadosamente con unas pinzas como estas.

TERMINAREMOS LA COCCIÓN EN EL HORNO

Una vez bien dorada por fuera, pasaremos la carne al horno precalentado a 160/180ºC.

DEJAMOS REPOSAR LA CARNE UNA VEZ HECHA

Por muy bien que pueda oler recién salida del horno, soltamos el cuchillo, nos relajamos y dejamos reposar la carne a temperatura ambiente durate 15 minutos. Si es posible, la colocaremos sobre una rejilla como esta.

Con 15 minutos bastará para que el jugo se reparta por toda la carne.

TIEMPO DE COCCIÓN Y TEMPERATURA

Si vuestro horno tiene un sistema de calor giratorio podemos regular la temperatura a 180ºC. Si tenéis un sistema de calor tradicional podemos llegar hasta los 200ºC.

Para una pieza de 1 kg la dejaremos entre 20 y 30 minutos en el horno. Presionando la carne con una espátula o con el dedo podemos intuir si estará lista o no. Si la carne se hunde fácilmente al presionarla necesitará más tiempo de cocción.

Ver más | rebanando.com

Ver más en El Reporte Especial | Gourmet