Las más graves crisis cambiarias argentinas

Devaluaciones históricas: qué pasó y cuándo fueron las más graves crisis cambiarias argentinas.

Las consecuencias del flujo del dólar. Desde la presidencia de Arturo Frondizi que la moneda extranjera es un tema cotidiano para los argentinos.

Incontrolable, la cotización del dólar roza los 40 pesos y la crisis se hace cada vez más profunda. Ahora bien: ¿Cuáles fueron las otras devaluaciones más importantes que sufrió el país a lo largo de la historia?

Presidencia de Arturo Frondizi (1958)

Hubo un 113,7% de inflación anual y el salario real cayó un 20,3%. El gobierno modificó la paridad cambiaria en 68,2 por ciento y no pudo hacer nada ante las huelgas que comenzaron a repetirse a lo largo del país (principalmente del movimiento obrero y del movimiento estudiantil). Además, la suba de precios superó los dos dígitos.

Presidencia de José María Guido (1962)

El producto bruto per cápita y el consumo decayeron a su nivel más bajo en los anteriores diez años. El desempleo aumentó y se redujeron el gasto público y los recursos del Estado. Hubo devaluaciones mensuales que hicieron que el tipo de cambio nominal fue de 64,5 por ciento en el año. Federico Pinedo y José Alfredo Martínez de Hoz fueron parte del equipo económico.

Presidencia de Isabel Perón (1975)

Celestino Rodrigo, ministro de Economía, congeló los salarios. Se paralizaron las inversiones de capital y Europa suspendió las exportaciones de carne argentina, lo que agravó la crisis. Subieron las tarifas y hubo una liberación de los precios. De vuelta hubo devaluaciones, cada vez más significantes: al terminar el primer trimestre de 1976 la suba acumulada respecto a junio de 1975 fue de casi un 875%.

Presidencia de Roberto Eduardo Viola (1981)

Ese año terminó con un aumento del tipo de cambio nominal de 225,8% y con un desempleo del 4,8%. Los mercados se redujeron un 5,4%. “El que apuesta al dólar, pierde”, llegó a afirmar Lorenzo Sigaut, el ministro de Economía. El peso finalmente se devaluó con respecto al dólar un 30%.

Presidencia de Raúl Alfonsín (1989)

La hiperinflación hizo estragos en el país. Los salarios sufrieron una enorme caída del 14%. La paridad cambiaria subió 61,1 por ciento y el Producto Bruto Interno se redujo un 4,4%. Además, el índice de pobreza llegó a uno de sus puntos más altos de la historia: 40,5%. El Austral se devaluó y hubo saqueos.

Presidencia de Fernando de la Rúa (2001)

El fin de la convertibilidad provocó una profunda crisis políticas y económicas. Los números la reflejaron: el desempleo llegó al 21,5% en mayo de 2002. Hubo nuevas devaluaciones y se congelaron los depósitos bancarios. Los saqueos se hicieron presentes en varios puntos del país.

Ver más | clarin.com

Esto también puede interesar: