Los poemas de Temer cautivan a los brasileños

Los poemas de Temer cautivan a los brasileños, pero no por el ‘fuego ardiente’ de su pluma.

Michel Temer
Los poemas de Temer cautivan a los brasileños

Antes de convertirse en el presidente interino de Brasil, Michel Temer tenía un poco más de tiempo libre. Como un legislador que viajaba constantemente entre Brasilia y São Paulo, hace algunos años Temer se encontró de repente garabateando sus reflexiones en las servilletas de los bares en los aeropuertos.

En 2013 publicó su primer libro de poemas, Anónima intimidad, con el que se ganó los bostezos de los brasileños.

Temer, de 75 años, un conservador político de carrera cuya apariencia es tan misteriosamente ceremoniosa que sus rivales lo comparan con el mayordomo de una película de terror, se ha inspirado en una gran variedad de temas.

Lamenta la pérdida de la correspondencia en la era de los mensajes de texto. Describe el orgullo de un abogado principiante al ganar un caso. Y expresa su ardor lujurioso de septuagenario: después de todo, había conquistado a una novia 42 años menor que él.

En su poema “Rojo”, escribe:

Rojas
Flamas de fuego ardientes.
Ojos brillantes
Que sonríen con labios escarlata.
Fuegos
Que me atrapan.
Mi mente
Mi alma.
Todo yo
Ardiendo.
Mi cuerpo
Encendido
Consumido
Disuelto.
Al final
Quedan cenizas
Que esparzo en mi cama
Para dormir.

Ahora que Temer está en la presidencia, su poesía está despertando un renovado interés mientras los brasileños tratan de descifrar al hombre que quedó al mando después de la lucha de poder que resultó en la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff en mayo. Por todas partes surgen parodias de su obra, una señal de que la sátira brasileña le sigue el ritmo a los escándalos políticos.

“Los poemas de Temer son una especie de broma”, dice Daniel Ramos un ingeniero de 25 años que creó una cuenta de Twitter en la que ridiculiza los versos de Temer.

“Esta pequeña distracción hace que las cosas sean un poco más soportables”, dice Ramos, quien también publica una revista independiente de poesía.

Para atender a sus más de 32.000 seguidores, Ramos actualiza la cuenta —@temerpoeta— con sus propios poemas tres veces al día. Juega con todo, desde el estilo formal y forzado de Temer, hasta las escandalosas maniobras que han dominado los dos meses de gobierno del presidente interino.

Mientras @temerpoeta se convierte en un fenómeno de culto entre los escritores y comentaristas políticos brasileños, Ramos se aventura de vez en cuando a componer en inglés, produciendo rimas que recuerdan una serie de videos en YouTube llamada Epic Rap Battles of History.

i went for it all, watch out:
i’m the president
rhyming my way up
through a bay of innocents
i rap, i laugh, recap,
i ignite the room
coup? hahaha
i’m the sweetest face of DOOM

fui por todo, cuidado:
soy el presidente
y rimo mi ascenso
sobre una plataforma de inocentes
rapeo, me río, repaso
enciendo la sala
¿golpe de Estado? ja, ja
soy la cara más dulce de la PERDICIÓN

A algunos estudiosos les gustaría saber por qué Temer decidió incursionar tardíamente en la poesía.

Existen antecedentes de otros líderes políticos brasileños que aspiraban a pulir su currículo con obras literarias. La Academia Brasileña de Letras, una sociedad literaria de Río de Janeiro inspirada en la Academia Francesa, incluye a una buena cantidad de figuras de la política nacional en su larga lista de sus llamados miembros inmortales.

Entre ellos está José Sarney, de 86 años, un expresidente recordado por su desastroso manejo de la economía brasileña a finales de la década de los ochenta. En el estado natal de Sarney, Maranhão —en el noreste de Brasil—, una fundación todavía celebra sus habilidades como hombre de Estado y novelista.

También está Getúlio Vargas, quien ingresó a la academia en 1943 sin siquiera poder presumir de una reputación literaria. Sin embargo, tenía algo a su favor: fue presidente de una dictadura nacionalista de 1937 a 1945.

Los defensores de Temer, quien también ha escrito libros sobre ley constitucional, alaban su poesía.

“Tuve el privilegio de leer este trabajo cuando era aún una colección de borradores”, dijo Gaudencio Torquato, un politólogo que es amigo y consejero de Temer. Describió la poesía del presidente interino como “auténtica, concisa y llena de agudas observaciones”.

En el lanzamiento de su colección de poemas, Temer reveló que se inspiró en los escritores brasileños románticos del siglo XIX. Nombró a Álvarez de Azevedo, un poeta cuya popularidad ha aumentado recientemente entre la subcultura gótica de Brasil.

En Anónima intimidad, la decisión de Temer de ser demasiado conciso hizo que Sensacionalista, un sitio web que satiriza a la clase política brasileña, se preguntara si el autor de alguno de sus versos no era en realidad su hijo de 7 años, Michelzinho.

Se refieren específicamente a un poema titulado “Radicalismo”, que consta de un solo verso:

No. ¡Nunca más!

A través de un comunicado, la oficina de Temer dijo que el presidente interino de Brasil está abierto a recibir ese tipo de críticas. “En un país democrático, ese tipo de crítica se recibe con naturalidad”, señalaba.

Sin embargo, en ocasiones previas, Temer se mostró susceptible ante semejante escrutinio.

Después de que el antropólogo y analista político Roberto DaMatta cuestionara la incursión de Temer en la poesía en una columna, Temer le envió a DaMatta un ejemplar de su libro y una carta en la que se refería al asunto de la crítica.

“Dudo que sea usted una de esas personas que desalientan a los principiantes a atreverse a experimentar con la escritura sentimental”, escribió Temer.

El intercambio llevó a DaMatta a preguntarse si Brasil necesita más políticos como Temer que escriban versos, con la esperanza de que su escritura arroje luz sobre unas instituciones políticas sumidas en el escándalo.

“Ruego ahora que su poesía pueda iluminar, con la agonía e incertidumbre de cada poema, este Brasil nuestro, donde el escenario político produce todo tipo de dramas vulgares sin ningún tipo de vergüenza”, escribió DaMatta en su siguiente columna.

Por supuesto, Temer enfrenta otros retos que tienen poco que ver con las burlas a su poesía. Su gobierno ha sufrido un escándalo tras otro, lo que provocó la renuncia de algunos de sus principales colaboradores, entre ellos su ministro de Planeamiento, su ministro Anticorrupción y su ministro de Turismo.

La credibilidad de Temer también ha sido cuestionada.

Hace poco lo encontraron culpable de violar los límites de financiamiento de campaña, en un caso que podría inhabilitarlo para postularse a un cargo durante ocho años. Además, un ejecutivo de la construcción testificó que Temer fue el beneficiario de un soborno por 300.000 dólares, algo que él niega.

Es posible que haya aún más inestabilidad política en el horizonte brasileño. Rousseff se está preparando para su juicio de destitución en el senado por denuncia de manipulación presupuestaria. Si ella logra cambiar el voto de menos de diez senadores, podría volver a la presidencia.

Todo este drama está empujando a Temer (y a su poesía) al centro del escenario político.

Hace poco la revista Veja publicó un perfil de su esposa de 33 años, Marcela, una antigua participante de un concurso de belleza que se casó con Temer cuando tenía solo 20 años (y él 62), y citó partes de “Rojo”, el libidinoso poema en que Temer describe sus impulsos carnales.

“Todo es muy ridículo: la poesía, la forma en que se convirtió en presidente, la esposa mucho más joven”, dijo Gabriel Gianordoli, de 34 años, un asesor de diseño de información.

Gianordoli decidió crear un código informático que emite aleatoriamente nuevas versiones de “Rojo”, maravillosamente sarcásticas. Junto con su esposa y dos amigos, Gianordoli convirtió su creación en un sitio web llamado “Temer Poeta”.

“Si Temer puede afirmar que es poeta”, dijo, “entonces puede lidiar con las reacciones que su trabajo ha despertado”.

Ver más | nytimes.com

Ver más en El Reporte Especial | América Latina