Mosquitos transgénicos “antimalaria”

Científicos produjeron una cepa de mosquitos que portan genes que bloquean la transmisión de la malaria o paludismo, con la idea de que puedan reproducirse con otros miembros de su especie y que su descendencia no propague la enfermedad.

Mosquitos transgénicos “antimalaria”
Mosquitos transgénicos “antimalaria”

Los investigadores utilizaron la edición de genes, una técnica de ingeniería genética en la que el ADN puede ser insertado, reemplazado o borrado de un genoma en especies pertenecientes a las llamadas Anopheles stephensi, que propagan la malaria en zonas urbanas de la India.

Los científicos insertaron el ADN en la línea germinal -células que pasan a través de los genes de generación en generación- de las especies, creando mosquitos que portan genes que previenen la transmisión de la malaria produciendo anticuerpos bloqueadores de la enfermedad que se transmiten a un 99,5% ciento de las crías.

El paludismo se transmite a través de la picadura de mosquitos hembra infectados en seres humanos.

El objetivo del proyecto es liberar insectos genéticamente modificados para que puedan aparearse con mosquitos salvajes y que sus genes bloqueadores de la malaria entren en su reserva genética y finalmente desborden a la población, impidiendo la posibilidad de que estas especies puedan infectar a personas.

“Se puede propagar a través de la especie con una gran eficiencia, incrementándose desde un 1% hasta un 99% en 10 generaciones”, indicó Valentino Gantz, biólogo de la Universidad de California-San Diego.

El también biólogo de la Universidad de California-San Diego, Ethan Bier, calificó el proyecto como “una potente herramienta para el control sostenible de la malaria”, al ser posible que los mosquitos de toda una región puedan portar genes antimalaria.

“No estamos diciendo que esta estrategia pueda erradicar la malaria por sí sola”, añadió Anthony James, biólogo molecular de la Universidad de California-Irvine.

Pero junto a medicamentos para el tratamiento y la prevención, las futuras vacunas, el uso de mosquiteros y la erradicación de lugares de reproducción, podría tener un papel importante en la eliminación del paludismo, declaró James.

La Organización Mundial de la Salud estima que habrá 214 millones de casos de malaria en todo el mundo en 2015 y 438.000 muertes, la mayoría de ellas en África Subsahariana.

La investigación se ha publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Ver más | docsalud.com

Ver más en El Reporte Especial | Salud