¿Por qué hay que hablar de cáncer?

Día mundial de la enfermedad.

cancer

Es el título de la campaña lanzada por una coalición de ONGs y asociaciones de pacientes. Piden derribar trabas para el acceso a los tratamientos.

Vida saludable+detección temprana, dos armas poderosas para darle pelea al cáncer y bajar el número de 60.000 muertes que provoca al año en el país. En el marco del día de la lucha contra la enfermedad (que se conmemora el 4 de febrero), el Instituto Nacional del Cáncer (INC) hace foco en la prevención para reducir el número de casos, mientras que una coalición de organizaciones no gubernamentales y asociaciones de pacientes lanzó una campaña que apunta a derribar las trabas que obstaculizan el acceso a los tratamientos, sobre todo en pacientes de escasos recursos.

“Hay cánceres que antes no podían ser curados y ahora tienden, si no a la curación, a un cambio radical en la sobrevida del paciente“, señaló Daniel Gómez, director del INC, quien resaltó que “el estilo de vida influye significativamente en la reducción de la tasa de cáncer”.

Según la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC), con prevención y tratamiento temprano se puede evitar una de cada tres muertes por cáncer.

“Dejar de fumar, hacer ejercicio regularmente, mantener un peso saludable, restringir el alcohol y comer más frutas y verduras pueden prevenir la aparición de al menos un tercio de los tipos de cáncer más comunes. Pero los estilos de vida saludables requieren no solo voluntad individual sino también políticas y entornos que hagan que las opciones saludables sean las opciones fáciles de tomar”, sostuvo la Organización Mundial de la Salud en un comunicado.

Al respecto, dijo Ansel Hennis, director del Departamento de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental de la OPS/OMS: “Tenemos que tener políticas, leyes y programas que reduzcan la exposición a los factores de riesgo del cáncer—el tabaquismo, la inactividad física, la dieta malsana, el consumo nocivo de alcohol, la obesidad—y que favorezcan cambios de comportamiento hacia estilos de vida más saludable”.

El vuelco hacia hábitos saludables es, entonces, un paso clave en la prevención. No fumar reduce la tasa de cáncer de pulmón, mientras que evitar la obesidad reduce las chances de aparición de otros cánceres como de mama, próstata y colorrectal, manifestó el director del INC. “Un índice alto de masa corporal, un bajo consumo de frutas y verduras sumado al sedentarismo, al tabaquismo y la ingesta excesiva de alcohol son los responsables del 30% de las muertes por cáncer”, advirtieron desde el Ministerio de Salud.

Tenemos que tener políticas, leyes y programas que reduzcan la exposición a los factores de riesgo del cáncer

En Argentina, los cánceres de mayor prevalencia y mortalidad son el cervicouterino, el de mama y colorrectal, tres tumores que pueden detectarse en forma temprana con los chequeos y controles adecuados, lo que eleva sustancialmente las posibilidades de tratamiento y cura (en algunos casos hasta en un 90%). Según la edad de la mujer y sus antecedentes, el ginecólogo indicará la frecuencia de realización de papanicolau (para prevenir el cáncer de cuello de útero) y de la mamografía y/o examen de mamas (para prevenir el cáncer de mama). A partir de los 50 años, una prueba de sangre oculta en materia fecal es útil para detectar en forma temprana el cáncer colorrectal en hombres y mujeres.

La cartera sanitaria apuntó además que en Argentina hay vacunas incluidas en el calendario Nacional contra la hepatitis B y el Virus Papiloma Humano (VPH), que ayudan a prevenir la aparición de cánceres causados por infecciones víricas.

Hablemos de cáncer

El lema elegido por la UICC para este 4 de febrero es “A nuestro alcance” y uno de los sublemas es “Tratamiento para todos-Está a nuestro alcance”. En esa línea, la coalición conformada por asociaciones de pacientes y organizaciones no gubernamentales lanzó la campaña“¿Por qué hay que hablar de cáncer?” que apunta a hablar más sobre el tema e instalarlo en la agenda pública para mejorar el asesoramiento y la asistencia de los enfermos, educar a los pacientes, mantener bancos de drogas oncológicas y derribar los obstáculos que complican el acceso a los tratamientos, en especial a los que menos tienen. La unión la integran Fundación Atención Comunitaria Integral al Paciente Oncológico (ACIAPO), la Asociación Civil de Lucha contra el Cáncer de Ovario (ACILCO), Linfomas Argentina, Fundación Pacientes con cáncer de pulmón (FPCP), Fundación Tzedaka y Movimiento de Ayuda Cáncer de Mama (MACMA).

Sin miedo. El cáncer no es una sentencia de muerte.

“Tenemos que hablar de cáncer porque en el futuro cercano será uno de los principales problemas de salud pública. Y si hoy tenemos dificultades para el control de la enfermedad (en cuanto a registrar casos, políticas de control, presupuesto y administración de recursos), imaginémonos qué va a pasar cuando la carga de la enfermedad crezca”, sostuvo el licenciado Ignacio Zervino, director de Relaciones Institucionales de ACIAPO. Y agregó: “Aunque Argentina es un país con amplia cobertura de salud pública, y se han logrado avances como un Instituto Nacional del Cáncer (INC) de excelencia, los pacientes son cada vez más, y el acceso se dificulta debido a hechos tales como la excesiva distancia hasta el centro de atención, que conlleva el inconveniente de los traslados, los gastos de viaje y alojamiento o la falta de educación para comprender cómo seguir un esquema de tratamiento”.

“Estas trabas, que incluyen retrasos, dilaciones, falta de respuestas, afectan a los pacientes y los desalientan. Sobre todo a los más carenciados, a aquellos que no tienen posibilidad de reclamar ya sea por desconocimiento de sus derechos o por falta de recursos. Lo más lamentable es que muchos terminan abandonando el tratamiento o vuelven al médico cuando la enfermedad ha avanzado tanto que sólo les resta recurrir a tratamientos paliativos”, afirmó Haydee González, presidente de Linfomas Argentina.

Vencer el miedo

“Tras una larga enfermedad…”. Cáncer es la palabra que se suele obviar con ese rodeo que ya no engaña a nadie, pero disimula. Sacarla de las sombras, despojarla de mitos, tabúes y del temor paralizante es otro de los objetivos de la campaña. “Una de las principales cuestiones a vencer es el miedo al cáncer. Y hablar de cáncer es perder ese miedo y llegar a más gente para prevenir y generar conductas saludables”, apuntó Pedro Czanyo, presidente de FPCP, que considera que “el cáncer debe ser una prioridad en la agenda de la salud en el mundo”.

Ver más | clarin.com