Refugiados: Austria anuncia el fin del corredor hacia Alemania

Refugiados. Tras el paso de más de 14.000 personas desde Hungría, Viena volverá paulatinamente a controlar el paso de solicitantes de asilo.

Refugiados: Austria anuncia el fin del corredor hacia Alemania

Luego de dos días de política de puertas abiertas para relajar la tensión fronteriza y ayudar a evitar una crisis mayor, finalmente este domingo (06.09.2015) Austria anunció que volverá a controlar a los refugiados de Medio Oriente que quieran pasar desde Hungría, en su camino hacia Alemania. Esto significa que se acabará la vía libre que, en la práctica, operó en las últimas 48 horas.

“Paso a paso, debemos volver de una medida de emergencia a una normalidad que sea conforme a la ley y digna para las personas”, señaló en un comunicado el canciller federal austríaco, Werner Faymann, tras hablar con su homóloga alemana, Angela Merkel, aunque sin precisar cuándo comenzarán los controles. “Siempre dijimos que se trata de una situación de emergencia en la que tenemos que actuar rápidamente y humanamente. Hemos ayudado a más de 12.000 personas en una situación inminente”, aseveró Faymann.

El anuncio significa, en la práctica, que la Policía volverá a controlar de forma aleatoria a quienes deseen pasar la frontera. De acuerdo con la legislación comunitaria, los inmigrantes o refugiados deben pedir asilo en el país de entrada en la Unión Europea (UE) y solo pueden moverse libremente por el espacio Schengen si disponen los papeles y permisos para ello. “La UE se encuentra ante su desafío más grande. En realidad aún debe ganarse el premio Nobel de la Paz”, concluyó Faymann en referencia al galardón que la Unión Europea recibió en 2012.

Problema de percepción

En tanto, el ministerio del Interior austríaco informó que hasta ahora han pasado ya unas 14.000 personas de Hungría a Austria desde el viernes. El Ministerio del Interior alemán, por su parte, cifró en 13.000 el número de refugiados que han llegado a Alemania solamente este fin de semana. Del total, aproximadamente unos 8.000 llegaron el sábado a la región de Baviera, en el sur de Alemania. Este domingo, hasta las 15 horas, el número de personas llegadas a Múnich se acercaba a los 5.000. Se esperan todavía otros 2.000.

La crisis está haciendo que la UE formada por 28 estados parezca por momentos ineficiente y un bloque sin corazón, provocando que los países miembros se enfrenten unos con otros, alentando el populismo político y el sentimiento antiislámico. “Cuando la rica Europa discute y se desgarra sobre si aceptar 1.000, 10.000, 42.000 o 100.000 refugiados, y Turquía tiene dos millones, está claro que tenemos un problema de percepción y de identidad”, dijo la jefa de la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini. “Esta crisis nos puede ayudar a salir con una visión más fuerte de lo que significa ser la Unión Europea”, sostuvo.

Ver más | dw.com

Ver más en El Reporte Especial | Mundo