Salón del Automóvil de Buenos Aires

8º Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires: diez cosas que no hay que dejar de ver en la expo.

Es el último fin de semana para recorrer la muestra. Los organizadores esperan superar la marca del medio millón de visitantes. Además de los clásicos stands, donde hay novedades de todo tipo, también hay espacio para otras actividades, tanto para grandes como para chicos.

Fueron más de 250.000 personas las que transitaron, hasta el jueves, el octavo Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires.

Atraídos por ciento de novedades que las automotrices se guardaron para develar en este espacio, el paseo se volvió un clásico de las familias y este fin de semana promete duplicar la cantidad de gente que pasó hasta el momento.

Y los pronósticos son alentadores, teniendo en cuenta que la industria está en un muy buen momento: los patentamientos crecieron más de 30% en los primeros cinco meses del año y hay interés de los consumidores por conocer qué nuevos modelos hay disponibles.

La muestra, que se desarrolla en el predio de La Rural, está bien organizada y por cualquiera de los ingresos que se acceda se puede realizar un recorrido circular que permite recorrer  todos los stands, garantizándose así no perderse nada.

Si bien la gran cantidad de visitas se concentra en el salón principal, donde los expositores son las propias automotrices, también hay otras propuestas interesantes para conocer, especialmente en el Salón Ocre y en la pista off road. 

A continuación, un listado de las 10 perlitas que no hay que perderse en esta edición 2017 del Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires.

1. Las novedades que hay que ver

Son muchas las primicias que se están anticipando en el salón de Buenos Aires y que vale la pena apreciar. Del largo listado, hay tres modelos que son nuevos en su categoría.

Uno es el Renault Kwid, que se venderá desde fin de año. Reemplaza al “jubilado” Clio Mio, y la marca pretende posicionarlo como el más vendido del segmento.

Lo particular de este modelo es que es un hatchback del segmento B pero con estética de SUV, con lo cual la marca anticipa una tendencia cada vez más firme a la preferencia por estos modelos.

Otro modelo nuevo es el Nissan Kicks, un SUV chico que desde julio se venderá en el mercado. Es el más chico de la japonesa, también importante teniendo en cuenta que era el segmento que le faltaba participar hasta el momento.

En el caso de Citroën, también propone una experiencia similar en dos perspectivas: por un lado para conocer el nuevo C4 Cactus, el modelo “estrella” de su stand. Pero también ofrece una experiencia de realidad aumentada, que permite ver el auto en 3D y modificar a gusto el color del exterior y del interior, para verlo de diferentes formas.

2. El concept más espectacular

En la muestra se pueden ver varios prototipos que anticipan el futuro, sin embargo, algunos son más llamativos que otros. Uno de esos es el Renault Trezor, de líneas bien futuristas.

Se trata de un auto eléctrico que intenta anticipar un poco el futuro de la marca francesa.

Una gran innovación es que la apertura de las puertas para ingresar o salir del habitáculo es hacia arriba. Las mismas se abren en un solo bloque, como si fuera el estuche de una alhaja, describen desde la marca.

3. Los autos eléctricos e híbridos son una realidad

Estos modelos, que en la última edición de 2015 eran sólo una promesa, hoy son una realidad.

De hecho, son varios los stands de marcas generalistas y premium que tienen en exhibición algun vehículo impulsado por motores 100% eléctricos o combinados con los clásicos de combustión.

No es casual: si bien había varias automotrices que tenían en sus planes comercializar unidades equipadas con esta nueva tecnología, fue la reciente rebaja de impuestos que decretó el Gobierno la que está generando un fuerte interés tanto en las empresas como entre los usuarios.

Entre los stands que no hay que perderse y que presentan vehículos que pronto llegarán al mercado argentino figuran:

Volkswagen, que exhibe el Golf GTD (híbrido) y el e-Golf 100% eléctrico.

Ford, que muestra el Mondeo Híbrido, el sedán más grande de la marca, que estará disponible en los concesionarios del país a partir de 2018.

En tanto, entre las marcas que muestran prototipos se destaca Nissan, que exhibe el Gripz, un crossover compacto deportivo.

4. Las pistas off road

Si bien son muchas las exhibiciones que se realizan en pistas 4×4, en el Salón se unen todos los modelos para demostrar sus habilidades en una pista especial.

Allí se pueden probar los vehículos de Nissan, Toyota, Volkswagen, Fiat, Ram, Jeep, Ford y Chevrolet. Vale la pena recorrerla y apreciar las máximas destrezas de los vehículos 4×4.

5. El Pagani Zonda Revolución

Diseñado por el argentino Horacio Pagani, este súper deportivo tiene un valor de 2,8 millones de dólares.

Este modelo se puede ver en la muestra donde lo presenta la familia Perez Companc. Es una pieza prácticamente única, ya que se fabricaron solo cinco unidades para todo el mundo. Y una, por unos pocos días, estará en Buenos Aires.

6. Experiencias con realidad aumentada

Son muchos los juegos que se pueden realizar a través de esta experiencia. En el caso de DS, marca que por primera vez tiene un stand exclusivo en una muestra en América Latina, propone descubrir el nuevo DS4 a través de un recorrido por París.

Así, con los anteojos especiales, primero se vive la experiencia de configurar el auto a medida y luego se puede conocer, desde el propio vehículo, los lugares más representativos de la ciudad francesa.

Por otro lado, también se puede ser parte de una carrera de Rally, donde participa la marca, y se vive la sensación de estar adentro de un auto preparado especialmente para la competencia.

7. Hay un espacio para autos históricos

Además de las novedades y de los prototipos futuristas, en el Salón también hay lugar para verdaderos clásicos.

Tal es el caso del Ambassador 1977 Presidencial blindado, propiedad del Gobierno Nacional y cedido al Museo del Rambler Car Club Argentina. Es de hecho, uno de los más fotografiados de la muestra. Fue utilizado hasta la presidencia de Raúl Alfonsín.

Junto a ese vehículo se expone el Papa Móvil Chevrolet que fue utilizado por Juan Pablo II en su visita en 1987, perteneciente al Complejo Museográfico Enrique Udaondo de Luján.

También con algo de historia, pero con más peso por quien fue su dueño que por el auto en sí, el Ambassador de Sandro ocupa un lugar destacado en el Salón.

Es un auto personalizado por el cantante con capitoné en los asientos, vidrios polarizados, teléfono, whiskera trasera oculta y tapizado en cuero.

8. Un espacio para la historia automotriz:

Junto a los modelos que llegarán al mercado este año, o los prototipos que anticipan el futuro, en el pabellón Ocre hay 5000 m2 destinados a repasar hitos históricos de la industria.

Allí hay varias muestras temáticas, como la exposición de la la Asociación Argentina de Coleccionistas de Vehículos Militares, que presenta unidades originales de la Segunda Guerra Mundial , asta una muestra del Museo del primer automóvil argentino, que fue diseñado por Manuel Iglesias en Campana, en el año 1907.

9. Un espacio para aprender

La concientización sobre el cumplimiento de las normas de tránsito está haciendo cada vez más pie en la sociedad.

Por eso en el Salón, varios stand se enfocaron en este concepto, pensado tanto para los más grandes como para los más chicos.

CESVI, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial de Argentina, cuenta con su espacio en el stand del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde brinda a todos los visitantes información sobre la importancia de la utilización de cascos homologados, la seguridad estructural de los vehículos y los peligros de conducir bajo los efectos del alcohol.

Todo el contenido ofrecido se presenta en forma didáctica a través de tres maquetas y distintos videos que son de fácil entendimiento para los menores.

También algunas empresas despliegan sus stand con este concepto. Por ejemplo La Meridional Seguros, que desembarcó por primera vez en este espacio, tiene un sector especial destinado al aprendizaje y concientización sobre la seguridad vial.

Además, el ACA tiene una pista para que los chicos prueben en vivo y en directo las reglas de tránsito.

10. Carreras especiales

También, como forma de entretenimiento, y para palpitar la sensación de las nuevas tecnología, algunas marcas despliegan en sus stand actividades donde se puede jugar pero también, experimentar nuevas sensaciones.

Por ejemplo Volkswagen, tiene una pista de autos de carrera donde se acelera o desacelera a partir del movimiento de las manos que pasa por un sensor: si se sube o se baja, se modifica la velocidad. Puede participar hasta cuatro personas y en una tablet se van viendo los kilómetros por hora.

Otra carrera donde no se usa control remoto ni ningún dispositivo conocido es en Chevrolet, donde dos Camaro buscan consagrarse campeón a partir de una aceleración que se logra con el mayor nivel de concentración del participante en una pantalla que se ubica frente a la recta donde se juega la carrera. Si no se concentra, el auto no se mueve.

Como se ve, en el Salón hay planes para todas las edades. A fuerza de lanzamientos, novedades y también actividades de distinto tipo, los organizadores apuntan a superar las casi 500.000 personas que recorrieron La Rural en la última edición de 2015.

Ver más | iprofesional.com

Ver más contenido destacado | Motor