Terminó la angustia sobre el destino del ARA San Juan

ARA San Juan: la Armada argentina confirma su hallazgo y cree que el submarino “implosionó”

La Armada Argentina anunció en la noche del viernes que se halló en las profundidades del océano el submarino que desapareció un año y un día antes, el 15 de noviembre de 2017, con 44 tripulantes a bordo.

“El Ministerio de Defensa y la Armada Argentina informan que en el día de la fecha, habiéndose investigado el punto de interés N°24 informado por Ocean Infinity, mediante la observación realizada con un ROV a 800 mts de profundidad, se ha dado identificación positiva al ARA San Juan”, informó la Armada en su cuenta de Twitter.

El submarino, que desapareció hace un año cuando se dirigía de Ushuaia a Mar del Plata, fue hallado por la empresa estadounidense Ocean Infinity a más de 900 metros de profundidad y a unos 500 kilómetros de Comodoro Rivadavia, donde estaba el centro de las operaciones de búsqueda.

Luego de dos meses de búsqueda, Ocean Infinity había anunciado que esta semana abandonaría la expedición, al menos de forma temporal. Sin embargo, el hallazgo de “un punto de interés” los hizo permanecer en la búsqueda.

Las primeras imágenes de Ocean Infinity, poco nítidas, muestran en un área de escombros de 100 por 80 metros.

“Esto sugiere, falta la certeza, que pudo haber implosionado, colapsado, muy cerca del fondo”, dijo el capitán de la Armada Enrique Balbi durante una conferencia de prensa este sábado.

Se habla de implosión -explicó Balbi-, cuando el submarino llega a una profundidad, en la que la presión supera la resistencia del material con el que está construido el submarino.

Balbi agregó que el submarino está “abollado y deformado” y alegó que Argentina no cuenta con la tecnología suficiente para extraerlo a la superficie.

Un año desaparecido

Este jueves 15 de noviembre se había cumplido un año desde la última vez que la tripulación del submarino se comunicó con sus superiores.

El capitán del submarino, Claudio Javier Villamide, realizó ocho comunicaciones informando sobre una falla en las baterías de la nave horas antes de que se perdiera su rastro.

En estas comunicaciones, el capitán informó que había entrado agua a través del sistema de ventilación cuando el buque utilizaba el “snorkel” (para la entrada de aire), cerca de la superficie del mar, en medio de un gran oleaje.

En el último mensaje, el capitán dijo que el problema había causado un “cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barras de baterías”.

En ese entonces, volvían del puerto de Ushuaia, donde realizaban ejercicios militares, y se dirigían hacia la base naval de Mar del Plata.

A partir de ahí se inició un intenso operativo de búsqueda, que contó con la participación de varios países.

Críticas

La misión estuvo llena de reclamos por parte de los familiares de la tripulación, quienes cuestionaron al gobierno tanto por la desaparición como por la búsqueda en sí misma.

“Cuánto lamento que nada de lo que diga calmará el dolor de los familiares y amigos aquí presentes”, había dicho el presidente Mauricio Macri el jueves en un acto de reconocimiento a los tripulantes del ARA

“Vamos a seguir buscando hasta que realmente lo podamos encontrar“.

El presidente también anunció que “en pocos días la comisión formada por el Ministerio de Defensa para la investigación va a emitir sus conclusiones de las posibles causas de este naufragio”.

La búsqueda

En la noche del jueves, Ocean Infinity informó de un nuevo contacto, el número 24 desde que la empresa rastreaba el lecho marino en busca del ARA.

Ante la señal, el buque Seabed Constructor se dirigió a la zona del contacto con un robot submarino, que finalmente fue que el dio la “identificación positiva” del sumergible.

Ocean Infinity informó que cobrará US$7,5 millones por haber encontrado al ARA San Juan.

Al cumplirse un año de la desaparición del submarino, Andrew D. Bowen, ingeniero principal del centro de estudios oceanográficos Woods Hole Oceanographic Institution, explicó a BBC Mundo por qué la búsqueda de un submarino puede llegar a ser tan complicada.

Bowen señaló que a pesar de que el 70% del planeta es mar, más del 80% del vasto reino submarino sigue siendo un enigma.

“Y eso tiene que ver —dijo Bowen— con la incapacidad de encontrar no solo el Ara San Juan, sino el (avión de Malaysia Airlines con 227 pasajeros) M370 o el K-141 Kursk”, un submarino ruso desaparecido en 2000 con 118 tripulantes a bordo.

Fuente | Argentina.

Esto también puede interesar: