Un antikirchnerista a ultranza, runner y experto en informática

Lagomarsino trabajaba fuera de la fiscalía en cruces telefónicos a pedido de Nisman.

Lagomarsino
Lagomarsino, en una imagen de su página de Facebook. Foto: LA NACION

Diego Lagomarsino es un joven experto en informática, runner, con ideas contrarias al Gobierno y que hacía trabajos fuera de la fiscalía de Alberto Nisman , aunque a pedido del fiscal, para encargarse de los cruces de llamadas telefónicas en sus investigaciones.

El especialista, de 35 años, está imputado en la causa por la muerte de Nisman, por haberle entregado al fiscal su pistola Thunder calibre 22. La Justicia le prohibió la salida del país y está con custodia asignada por la Justicia. La fiscal Viviana Fein, que investiga la muerte de Nisman, busca pruebas para ampliar las acusaciones en su contra.

Según explicaron fuentes que conocen el trabajo en la fiscalía, Lagomarsino se encargaba de hacer los cruces de llamadas a pedido de Nisman. Este trabajo consiste en manejar bases de datos que aportan las empresas telefónicas con las llamadas entrantes y salientes de un número de teléfono y vincularlas con otra base de datos con información de otro número para ver si hay correlación entre ellos y si hay números en común con los que se comunican. La información fue clave en la causa AMIA, para identificar patrones de comunicación telefónica con números sospechos en la Argentina y en la Triple Frontera antes y después del atentado del 18 de julio de 1994, contra la AMIA.

Lagomarsino trabaja con un contrato semestral desde 2007 por el cual gana más de 40.000 pesos mensuales, ese contrato era renovado a pedido de Nisman sin nada que discutir.

Está casado y tiene dos hijas y un hijo. De su vida privada apenas se sabe que es amante de la pesca y la playa, de acuerdo con los datos que surgen de sus perfiles en las redes sociales. Sus fotos allí publicadas lo muestran como un runner que solía participar en carreras de larga distancia. En su cuenta de Twitter se presenta como un “aficionado a la cocina. También como licenciado en informática, aunque “los guisos saben mejor que una ensalada de bits”, escribió. En sus mensajes se muestra muy crítico del Gobierno, y según la Presidenta, con comentarios “de corte machista”. Hay otros tuits vinculados con sus gustos musicales y con sus programas radiales preferidos.

Cuando se conoció la actividad de Lagomarsino como especialista en informática y colaborador externo de la fiscalía de Nisman, aunque con un contrato, el diputado bonaerense Marcelo Sain, ex interventor de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y en sintonía con el Gobierno, sembró dudas sobre su tarea: “En 2005 creo recordar que se fue a ofrecer como servicio, decía que podía entregarme organizaciones narcotraficantes”, le dijo a la agencia oficial Télam. “Lo primero que pidió fue plata, y como se le dijo que habría dinero si entregaba, se fue asegurando que él hablaba sólo de plata”, acotó.

Sus padres negaron con énfasis que fuera agente de inteligencia.

Ver más | lanacion.com.ar