Un fármaco experimental demuestra en monos su potencial frente a la infección vaginal por VIH

Dos grupos de investigación estadounidenses han llevado a cabo sendos estudios en monos que demuestran el efecto protector de un fármaco en investigación desarrollado por la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) frente a la infección vaginal por VIH, la vía más común de transmisión del virus.

jeringa

Los resultados de estos dos estudios, realizados por investigadores del Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC, en sus siglas en inglés) de Atlanta y el Centro de Investigación de sida de la Universidad Rockefeller (Nueva York), se publican esta semana en la revista ‘Science Translational Medicine’.

Según explica a Sinc el español Gerardo García-Lerma, que dirige la división de Resistencia de Medicamentos frente al VIH del CDC y lidera el primero de estos dos estudios, esta molécula, conocida como GSK744, es un inhibidor de la integrasa del VIH muy potente que actúa bloqueando la integración del virus en la célula”.

Se trata de un análogo del dolutegravir, un fármaco aprobado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) para el tratamiento del VIH, que está prescrito para su administración por vía oral o como inyección. La formulación en la inyección es de acción prolongada y consiste en nanocristales de droga disueltas en líquido, lo que “se denomina nanosuspensión”.

Una de las estrategias para la lucha contra el sida en la actualidad es la conocida como profilaxis preexposición (PrEP), en la que se enmarca por ejemplo el fármaco ‘Truvada’, desarrollado por Gilead. Este medicamento, aprobado en 2012, se administra en forma de una pastilla diaria y también inhibe la retrotranscriptasa del virus y “sirve para prevenir la infección por el VIH en personas de alto riesgo”, dice el científico.

Precisamente, el equipo de García-Lerma demostró hace unos años que ‘Truvada’ protegía a los monos del virus de la inmunodeficiencia de simios, “lo que ayudó a desarrollar ensayos clínicos que posteriormente demostraron que el fármaco funcionaba en humanos”, comenta el autor.

El problema, según este experto, es que para que funcione “se debe administrar bien y mucha gente encuentra difícil tomarse una pastilla al día”. Por ello, añade, la ventaja que tendría el GSK744 de acción prolongada es que se administra con una inyección cada tres meses, lo cual resulta más cómodo y seguro.

En las dos investigaciones 14 macacos hembra fueron tratadas una vez al mes con este nuevo fármaco, de ellas, 12 resistieron la infección por VIH vía vaginal, mientras que las 10 hembras que no recibieron el tratamiento sucumbieron al virus.

Respecto a cuándo podría llegar el medicamento a humanos, García-Lerma indica que en estos momentos, hay dos ensayos en fase 2a en marcha en los que se investiga la seguridad y tolerancia del GSK744. “Esperamos los resultados de estos ensayos en dos o tres años. Si son positivos, el siguiente paso sería realizar los estudios de fase 3 (con voluntarios humanos) para ver si puede o no prevenir la infección”, ha defendido.

Ver más | EUROPA PRESS.