Una isla paradisíaca y una tribu sin contacto con el exterior desde hace 60.000 años

Sentinela Norte es el hogar de la que es probablemente la última tribu sin contacto exterior en todo el mundo, residente de la isla desde la Edad de Piedra.

Sentinel North
No se sabe cuántas personas viven en la isla actualmente. El censo oficial de 2001, en base a una fotografía aérea, documentaba la existencia de 39 personas, pero hay quienes estiman una población mucho mayor. Foto: The Daily Mail

Si te cuentan que existe un lugar donde sus habitantes desconocen absolutamente la existencia de todo lo que nosotros conocemos, probablemente no lo creas. Pero el lugar existe. Ubicada a sólo 40 km de la Isla Andaman Sur, en la bahía de Bengal, la Isla Sentinela Norte es el hogar de la que es probablemente la última tribu sin contacto exterior en todo el globo, residente de la isla desde hace 60.000 años.

La isla tiene una extensión de 72 km cuadrados y está cubierta de bosques, con la excepción de las largas playas que rodean la mayor parte. Sus habitantes son independientes del mundo entero y, hasta ahora, rechazaron todos los intentos de contacto realizados por personas del exterior de la isla armados con arcos y flechas con punta de metal. Son tan hostiles, que nadie puso realizar una buena foto de ellos.

La noticia más antigua que se tiene sobre los habitantes de Sentinela Norte se la debemos al explorador británico John Ritchie, quien además de cartografiar el contorno de la isla escribió la siguiente observación en 1771: “A juzgar por la multitud de luces que se ven sobre la costa por la noche, (la isla) está bien habitada”.

Desde esa noticia y durante todo un siglo no hubo mayor intento de explorar la isla más allá de ocasionales circunnavegaciones alrededor de los peligrosos arrecifes de coral que la rodeaban. Las únicas noticias de los sentineleses eran esas antorchas que se encendían por las noches, o como mucho, la descripción de pequeños puntitos que se movían por la playa de día vistos desde lejos.

En 1974 tuvo lugar una expedición nefasta desde el punto de vista científico. La isla fue visitada por un equipo de antropólogos que estaba fimando un documental titulado “Man in Search of Man”. El equipo iba acompañado por algunos policías armados y un fotógrafo del National Geographic.

Cuando la lancha motorizada se abrió paso através de la barrera de arrecifes, algunos nativos emergieron de la selva y, aunque los antropólogos hicieron gestos amistosos,respondieron con una cortina de flechas.

La lancha tomó tierra en un punto de la costa fuera del rango de alcance de las flechas y los policías (vestidos con chalecos de armadura acolchada) desembarcaron y dejaron regalos en la arena: un coche de plástico en miniatura, algunos cocos, un cerdo vivo atado, una muñeca y papel de aluminio.

Un año más tarde, el exrey de Bélgica Leopoldo III, estando de turismo en Andamán como antropólogo aficionado, fue invitado por las autoridades locales a un crucero nocturno por las aguas de Sentinela Norte. Los navegantes mantuvieron el barco fuera del alcance de las flechas, acercándose solo lo suficiente para ver a un guerrero apuntar con su arco al rey amenazadoramente.

Nadie sabe cuántos habitantes tiene

No se tiene conocimiento de cuantas personas viven en la isla actualmente. El censo oficial de 2001, en base a una fotografía aérea, documentaba la existencia de 39 personas, pero hay quienes estiman una población mucho mayor.

El tsunami de diciembre de 2004 tuvo un efecto devastador en la mayor parte de la región y el gobierno de la India, preocupado por que los habitantes de Sentinela hubieran sido arrasados por el desastre, envió un helicóptero a investigar.

Increíblemente encontraron a los isleños vivos y cuando el helicóptero se acercó demasiado, fue atacado por una lluvia de piedras y flechas. Las autoridades de la India anunciaron que realizarán esfuerzos futuros para contactar a los isleños, quienes se encuentran esencialmente sin contacto con el mundo exterior.

Ver más | turismo.perfil.com

Ver más en El Reporte especial | Turismo