Violentos incidentes en Francia

Violentos incidentes en Francia contra la reforma laboral.

Violentos incidentes en Francia
Violentos incidentes en Francia

Marchas en todo el país.

Los contrarios a la ley han lanzado cócteles molotov contra la policía, que a su vez dispararon granadas de gas lacrimógeno y paralizantes.

A pesar de que la reforma laboral francesa, más conocida como ‘Ley El Khomri’, fue promulgada por decreto el 21 de julio, los sindicatos volvieron hoy a la calle. Concentraciones en un centenar de ciudades de toda Francia y huelgas en el sector de transporte que no han afectado especialmente al tráfico de trenes y metro. En París, la manifestación reunió a cerca de 40.000 personas, según la CGT, 13.500 según la prefectura de Policía. De nuevo, con las 13 manifestaciones celebradas previamente en lo que va de año, los enfrentamientos entre antidisturbios y alborotadores quitaron protagonismo a las reivindicaciones sociales.

La manifestación fue convocada por los principales sindicatos del país (CGT y Fuerza Obrera más los sindicatos estudiantiles UNEF, UNL y FIDL) y tenía un recorrido de apenas 1,5km, entre la plaza de la Bastilla y la República, aunque se prolongó durante algo más de dos horas debido a los incidentes. Los violentos lanzaron numerosos cócteles molotov y otros proyectiles a las fuerzas del orden que respondieron con gases lacrimógenos, como se puede ver en la imagen que acompaña esta noticia, en la que un policía está envuelto en llamas. Según el canal BFMTV, cinco policías y un manifestante resultaron heridos durante la marcha. El enorme despliegue de seguridad para controlar a los violentos no dio demasiados resultados.

Poco antes de comenzar, el secretario general de la CGT, Philippe Martinez, insistió en que no se trata en ningún caso de la última protesta: “Es la primera… de la ‘rentrée'”, dijo. Ahora, con el texto aprobado, los sindicatos barajan las posibilidades legales para conseguir que la ley se retire y esperan seguir haciendo presión social antes de que comience la campaña electoral.

Sin embargo, parece que los principales líderes de los movimientos sindicales, Philippe Martinez a un lado y en FO el secretario general Jean-Claude Mailly, no terminan de ponerse de acuerdo sobre las acciones a seguir a partir de ahora. “Vamos a volver a vernos, discutir y ya veremos que se decide”, dijo Martínez. “Vamos a poner el freno sobre las manifestaciones, no vamos a hacer todas las semanas”, declaró por su parte el secretario general de FO, sindicato que convocó y participó en las últimas marchas pero cuya postura en las movilizaciones es más moderada.

Las posibilidades de un triunfo por parte de los sindicatos resulta cada vez más complicada, así que uno de los propósitos de esta vuelta a las calles es la defensa de ciertas demandas con las que esperan influir en el discurso de algunos de los candidatos a las primarias en los partidos de izquierda. Para reducir el paro piden que se establezca una jornada laboral de 32 horas semanales, la jubilación a 60 años, derecho a la desconexión para los directivos o una tasa de reemplazos establecido como mínimo en el 75%, entre otras peticiones.

La reforma pretende otorgar más flexibilidad a las empresas para contratar y despedir a los trabajadores, según informa France Presse en un intento para reducir el desempleo que ronda el 10% y que afecta principalmente a los jóvenes (24%).

Uno de los desafíos de los sindicatos era aumentar la participación en esta nueva cita. En la última jornada de protestas, el 5 de julio -que coincidió con vacaciones escolares-, apenas 30.000 personas se movilizaron, según cifras de la policía.

Ver más | elmundo.es

Ver más en El Reporte Especial | Mundo